LO NUEVO

5 SEÑALES QUE INDICAN QUE UNA PAREJA ES INFELIZ


Mantener una relación requiere trabajo duro, a simple vista y más que todo al comienzo todo puede parecer muy fácil, muy sencillo, es común en la primera etapa de las relaciones la conexión, el romance, el amor y todo lo maravilloso parece venir por montañas, sin embargo, con el pasar del tiempo estas cosas pueden ir disminuyendo hasta convertirse en cosas especialmente ocasionales. 

Las parejas infelices son el resultado de la negligencia, de no poner el esfuerzo que requiere ese compromiso, de no estar atento y de no mantener el afecto constante para sembrar bases para el futuro.


La solución más fácil es terminar la relación y seguir cada quien por su laso, sin embargo, no todos está dispuestos a tirar su relación por la borda así nada más, muchas personas aún están dispuestas a darlo todo para recuperar lo que solían tener y llevar la relación por un mejor camino.


5 Señales que indican a una pareja infeliz


1. La agresión pasiva se vuelve común

Las parejas infelices suelen presentar pequeñas agresiones que se van volviendo consecutivas con el paso del tiempo, no discuten las cosas como deberían, dicen lo que quieren y hasta ahí lo dejan, es posible que no te des cuenta de estos actos hasta que te fijes completamente en su manera de comportarse cuando algo no le gusta.

Este tipo de agresiones pasivas suelen pasarse por alto cuando son leves, de igual manera con el paso del tiempo estas pueden derivar a discusiones subidas de tono, causando más incomodidad e infelicidad, las cosas irán de mal en peor si el comportamiento pasivo-agresivo continua presenta en la relación sin resolverse, este tipo de acciones o comentarios pasivos-agresivos pueden convertirse fácilmente en agresivos-muy agresivos.


2. No tienen nuevas experiencias de un tiempo para acá

Las parejas que son infelices suelen descubrir que esas nuevas experiencias ya no están sucediendo, que ya no tienen espontaneidad, que ya no comparten cosas nuevas, y que probablemente ni siquiera pasen suficiente tiempo juntos, haciendo que la magia de la relación vaya desapareciendo, dejando tristeza y resentimiento acompañados de infelicidad.


3. Comparan actitudes del pasado con las presentes

Una de las formas más comunes de expresar la infelicidad en una relación es soñar despierto sobre esta misma, demuestra abiertamente su descontento sobre la falta de cosas nuevas y la falta de esfuerzo, el estancamiento es una etapa difícil de vivir cuando se tiene una pareja, se vive mucho peor si la pareja no tiene una buena comunicación.

Muchas veces pueden verse entre reproches y disgustos cuando intentaba decirlo con naturalidad, ya que no tienen un buen canal de comunicación el mensaje que se intenta dar se distorsiona cuando sale de la boca y como llega a los oídos del otro.


4. Al perder la emoción, pierden sus principios

Las personas infelices en su relación dejan de encontrar diversión u emoción por esta misma, lo cual las cosas que no debería hacer se tornan extasiaste, como citas a escondidas, salidas frecuentes sin su pareja, sexo clandestino, regalos excesivos y cosas de ese estilo, incluso las drogas y el alcohol se ven incluidas en todo ese descontrol.

Las cosas que antes parecían divertidas ahora solo son recuerdos o simplemente ya perdieron la magia, ahora solo son una tarea más por hacer, es difícil salir adelante en este punto si las dos partes no ponen el suficiente empeño para resolver esta grave situación.


5. Ya no tienen citas

Tener citas es un pilar fundamental en una relación, es una oportunidad de conectar con más fuerza fuera de la rutina y del ambiente que se acostumbra frecuentar, las citas fortalecen la relación romántica, amistosa y espiritual de la pareja, no se necesita un evento extraordinario o gastar grandes cantidades de dinero.

Al dejar de tener citas se va apagando un poco la emoción de la relación, el evitar pasar tiempo a solas es un gran indicador de infelicidad en una relación, si esto ya tiene tiempo sucediendo deben replantear su relación, deben tener una conversación adecuada al respecto, sin dejar nada por fuera, poniendo las cartas sobre la mesa y dejar todo más claro que el agua.