Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

10 COSAS QUE MATAN UNA RELACIÓN


Para que una relación funcione se debe trabajar duro. Existe más razones por las que una relación fracasa que por las que tiene éxito. A pesar de esto, muchas relaciones son exitosas, así que no permitas que te inserten el chip de que todas las relaciones fracasan y que es imposible que funcionen o de que todo lo bueno no dura o que todo lo que comienza en algún punto debe terminar. Aléjate de estos falsos conceptos. 

Nadie es perfecto, por lo tanto ninguna relación será perfecta. Tendrán sus altos y bajos. Teniendo esto en mente, algo indispensable en una relación es reconocer las cosas que la matan lentamente y solucionarlas antes de que se salgan de control. Si ambos están dispuestos a trabajar duro y hacer su parte, tendrán la relación exitosa que tanto desean.

Sin más rodeos, aquí les traemos diez cosas que  matan una relación y que las parejas que desean estar juntos para siempre no deben ignorar:


1. MALA COMUNICACIÓN

Ésta es una de las principales razones por las que se fracasa en una relación. No importa si es solo una persona de la pareja o ambos los que no se comunican bien o no saben hacerlo. Poco a poco, todo se derrumbará.

Puede que alguno o ambos no hablen de sus sentimientos, que su lenguaje corporal diga lo contrario de lo que dice verbalmente o incluso puede que supongan lo que siente su pareja pero no hablen del tema.

Los problemas de comunicación son normales en todas las relaciones, pero si los reconoce y trabaja para solucionarlos, tu relación puede salvarse. No los ignore porque empeorará las cosas.


2. RESISTIRSE AL COMPROMISO

Una relación es una sociedad, un equipo. Se requiere de dos personas trabajando juntas para que funcione. Ambos deben estar dispuestos a dar tanto como reciben.

Puede que parezcan que están hechos el uno para el otro pero no debe olvidarse que son dos personas diferentes. Es por esto que se debe cooperar y comprometerse. Si uno o ambos no se comprometen y cooperan para que la relación funcione, es una señal que no van para ninguna parte. Si identifican este problema, deben solucionarlo antes de que se vuelva un gran problema.


3. CELOS

Muchos creen que los celos significan que su pareja los quiere y porque les importa. Pero esto está muy alejado de la verdad. Las buenas relaciones de basan en la confianza y el respeto. Los celos son inseguridad y estar necesitados emocionalmente. Los celos no tienen nada que ver con si les importas o no. A medida que aumenta la inseguridad, la relación puede volverse verbal o físicamente abusiva.

Los celos suelen ser el resultado de algunos problemas psicológicos que tiene una persona. Si de verdad quieren que la relación tenga éxito, busquen ayuda para solucionar estos problemas.


4. FALTA DE INTIMIDAD

La diversión en la habitación no es esencial pero sí importante. El deseo de satisfacer estas necesidades es normal y natural. Cuando no se hace, se empieza a sentir que algo hace falta o que no es la persona indicada.

Pero la intimidad no sólo es eso, son todos los momentos privados y significativos que se comparten juntos. Es lo que diferencia a una relación romántica de una amistad. Si falta la intimidad en tu relación, debes averiguar de inmediato por qué y abordar el problema antes que uno o ambos pierdan el interés y la relación fracase.


5. INFIDELIDAD

Si tú o tu pareja son infieles, es una clara e inconfundible señal que la relación está en dirección al fracaso. Esto es más que obvio, pero muchos lo esconden y fingen que no sucede o no sucedió. 

El engaño cambia toda relación. Se pierde el respeto, se rompe la confianza y se pone en duda el amor que se tienen. El engañado se sentirá herido profundamente y aunque diga que ya lo superó, puede que no sea así.

Una infidelidad no necesariamente es el fin de la relación, pero se requerirá de mucho trabajo para salvarla. El infiel debe hacer todo lo posible para demostrar que no volverá a engañar.


6. CODEPENDENCIA

Cuando alguien se dedica exclusivamente a hacer feliz a su pareja y su pareja permite este comportamiento se crea una codependencia. Es algo más que simplemente ser pegajoso o estar conectado a tu pareja. Una persona que sólo es feliz haciendo cualquier cosa para complacer a su pareja, mientras que la otra persona lo absorbe sin importar que su pareja no tenga vida propia. 

Otra forma de decirlo es una persona necesitada y otra que necesita ser necesitada. Se puede pensar que si ambos están de acuerdo con este comportamiento, entonces la relación funcionará pero este no es el caso porque la codependencia es una condición mental que viene de un trauma infantil. 

La codependencia se crea cuando se tienen padres poco confiables o no disponibles cuando eras niño. El niño crece reprimiendo constantemente sus necesidades y deseos hasta que es adulto. Este trauma lleva a relaciones abusivas y con el tiempo puede ser extremadamente peligro porque el estado mental de la persona puede volver muy inestable.

Es difícil ver la codependencia desde dentro de la relación, es por esto que alguien de afuera es quien tiene que reconocerla. Una vez que se haya identificado este problema, se debe buscar ayuda profesional y trabajar duro para superarla. 


7. FALTA DE METAS

Si ambos no tienen metas y simplemente se conforman con lo que tienen, puede que no sea un problema. El problema surge cuando una de la personas de la pareja tiene metas y lucha por alcanzarlas pero su pareja no tiene aspiraciones. Así nunca funcionará.

Una persona sin metas se vuelve una carga en la relación e incluso puede obstaculizar el éxito del otro. La relación deja de ser una sociedad, un equipo y es posible que poco a poco se den cuenta que ya no tienen mucho en común. 

Esto se soluciona teniendo metas propias y en común por las que luchar juntos y por separado con el apoyo del uno y del otro. No es necesario que tengan las mismas metas, pero deben ser similares para que la relación funcione.


8. PEREZA

Las personas perezosas no progresan, no hacen cosas importantes y causan muchos problemas. No son divertidos ni confiables y a nadie le gustan los perezosos. 

Los perezosos tienen problemas en el trabajo o para mantenerlo, no obtienen aumentos de sueldo ni ascensos a un mejor puesto. Esto puede traer muchos problemas de dinero a la relación y este es uno de los principales asesinos de la relación.

Si tu pareja es perezosa, termina de una vez y por todas esa relación. A la larga, será un gran problema.


9. GUARDAR RENCOR

Todos cometemos errores, somos humanos, pero cuando ya se han perdonado no deben sacarse en cara todo el tiempo. Puede que tu pareja o tú hayan cometido algún error, pero si ya se perdonaron deben dejarlo ir.

Guardar rencor, sólo provocará mucho drama a tu relación. Daña la confianza, crea negatividad y un comportamiento pasivo-agresivo. Esto sólo traerá una avalancha de problemas. Así que si tú o tu pareja guardan rencor, háblenlo y déjenlo ir. Si necesitan ayuda profesional, háganlo para salvar su relación.


10. EXPECTATIVAS NO REALISTAS

Muchos tienen expectativas poco realistas y esto mata rápidamente una relación. Entablan relaciones con la idea de que deben ser perfectas. Se debe dejar fluir la relación por sí sola y trabajar en ella diariamente para que llegue a ser exitosa, más no perfecta. Eso no existe.

Este es un problema fácil de solucionar, simplemente abriendo la mente. Deja de esperar y disfruta tu pareja y tu relación.

No existen las relaciones perfectas, pero hay formas de que sean exitosas, una de ellas es no ignorando estas cosas que las matan lentamente. Conversa con tu pareja si identificas alguna o varias de estas malas señales y trabajen juntos para solucionarlas. Si ambos están dispuestos a que la relación funcione, valdrá la pena que luchen y trabajen juntos en equipo para que su relación no fracase.