LO NUEVO

HÁBITOS QUE TIENES AL DORMIR QUE ESTÁN ARRUINANDO TU PIEL


El sueño y la hora de dormir son tan importante como hacer tus tres comidas, te da energía, te mantiene saludable, te ayuda a relajarte y mejora tu salud mental un 200%. Es importante mantener una buena rutina de sueño, para dormir mejor, para descansar lo suficiente, para sentirte más ligero y mucho más cómodo.

Muchas veces tendemos a desarrollar hábitos completamente erróneos o ridículos porque lo viste en un video o alguien te contó que hacer ciertas cosas son muy buenos para la salud y resulta ser completamente falso. Si has estado viendo brotes inusuales, irritaciones o marcas en tu piel que antes no estaba quédate a leer lo que tenemos para ti.


Hábitos que arruinan tu piel a la hora de dormir


1. No cambias con frecuencia las sabanas de tu cama

Por muy pulcras que parezcan tus sabanas en ellas se esconde todo el sudor que te empapa por las noches, el polvo que lleva y trae la brisa, los pelitos de tus mascotas, tú mismo cabello e incluso pequeñas partes de tu piel. 

Usar la misma funda para la almohada que usas al dormir por más de dos días seguidos es asegurar una contaminación en las células de la piel de tu cara con todos los residuos que quedan en ella durante días, sea piel, sudor, polvo o ácaros como caso extremo, toda la suciedad que atrapa tu cabello durante el día o la noche termina en tu almohada. 

Cambia las sabanas, fundas y toda la ropa de tu cama una vez a la semana como mínimo, no es necesario que hagas toda la lavandería el mismo día, quita las sucias, coloca las limpias y programa un día de lavado solo para las sabanas, uno que no interfiera con tus horarios, hacer esto te evitará la obstrucción de poros por impurezas en tu almohada.


2. Dormir con climas extremos

Aunque no siempre podemos controlar el clima al momento de dormir, pero debes hacer un esfuerzo en ello, los climas extremos son el enemigo para tu piel y para tu salud en general, estos te pueden afectar en tu salud y en la calidad de tu sueño.


En los climas muy calurosos la sudoración se verá exageradamente aumentada, tanto que puedes llegar a despertarte varias veces durante la noche, esto ensuciará más aún tus sabanas, el sudar tanto te deshidratará y hará que tu piel se reseque con frecuencia.

En los climas muy fríos la piel no está lo suficientemente hidratada, la humedad natural de la piel no se absorbe y tiende a resecar mucho ya que el frio absorbe toda este y la dispersa en el ambiente, lo ideal es mantener el dormitorio en una temperatura templada, donde estés cómodo y relajado, ni tan caliente ni tan frio, el ambiente fresco te hace dormir como un bebé, solo no abuses del frío, puedes adquirir un humificador para reemplazar y mantener la humedad perdida en tu piel.


3. No cuidas tu piel

Muchas veces te saltas tu rutina de cuidado nocturno, ya sea porque estas muy cansado, porque lo olvidas o solo porque no te importa no hacerlo de vez en cuando. Error total, si utilizas maquillaje sabes perfectamente que no debes dormir sin antes desmaquillarte, lavar tu cara y colocar las cremas nocturnas correspondiente a tu tipo de piel.


Cada noche debes lavar bien tu rostro, al dormir la piel se reconstruye, si tienes suciedad en la cara, polvo u otros agentes el proceso se verá interrumpido y no tendrá un resultado no favorable, no debes saltarte tu crema hidratante, no importa qué tipo de piel tengas, sea grasa, mixta o seca existen cremas especiales para cada una de ellas. 

Si tienes el cabello largo por las noches debes recogerlo correctamente, puedes usar gorritos de seda para no maltratarlo, también puedes hacer una trenza no tan ajustada para evitar dolores de cabeza o que se quiebre el cabello, el aseo adecuado del cabello también es importante para mantener saludable tu piel.