LO NUEVO

RAZONES PARA NO FORZARTE A DEMOSTRAR TU VALOR COMO PERSONA


Es completamente innecesario y agotador probar que eres una persona capaz y con valor, perseguir la aceptación de las personas que te rodean, de tus seres queridos o de tu ambiente laboral/estudiantil es una pérdida de tiempo y energías. 

No necesitas tener la aprobación o la aceptación de terceros cuando estás viviendo tú vida de la manera que deseas, siempre habrá personas insistiendo detrás de tu oído para que vayas por otro camino y tomes decisiones que te llevaran a una vida que ellos desean pero que no se acerca ni un poco a lo que realmente quieres y necesitar para ser feliz.



Razones por las que demostrar tu valor a otros es una pérdida de tiempo


- La opinión externa no te define como persona. Al vivir en una sociedad superficial donde todos viven a conveniencia propia y en constante competencia con los demás encajar o destacar siempre será una tarea complicada e innecesaria, todos somos personas distintas con un valor personal propio, la opinión externa acerca de éste no lo hará ni disminuir ni aumentar, tu valor te lo pones tú, dándote los méritos que mereces por todo lo que has luchado para estar donde estás, por haber superado cosas que nadie podría imaginar.


- Sólo esfuérzate. Puede parecer muy fácil de decir y complicado de hacer, pero realmente dejas de darle importancia a las expectativas de tercero y a los malos comentarios cuando estás enfocado en seguir adelante, luchando por tus sueños y persiguiendo tus metas para sentirte realizados. 

Si pierdes tu tiempo haciendo lo que los demás quieres y esperan de ti, lamentablemente habrás vivido en vano, no importa que tanto te haya dado o apoyado esa persona, no le debes u vida a cambio, dejar que otros decidan por ti y te impongan sus expectativas solo te llevará a la ruina.


- Conoce tus límites. Vivir de la manera que quieres no será tan fácil como lo imaginas, debes ser honesto contigo y reconocer hasta donde puedes llegar por el momento, exigirte cosas que no serás capaz de hacer es igual de caótico que lanzarse de cabeza al mar. 

Organiza tus ideas y plantea tu plan de vida desde un punto de vista realista y lógico, sin abandonar por completo tus ambiciones y caer erróneamente en el conformismo.


- Aprende a valorarte. Valora realmente tus esfuerzos, prémiate porque cada día te levantas de la cama para darle la cara al mundo y sus adversidades, aprecia los momentos de silencio y de tranquilidad que tienes tan pocas veces a la semana, ama lo que ves al espejo, para que cuando alguien, cualquier persona venga a decirte mil y un cosas sobre tu vida, sepas que esta persona se equivoca, hacerle saber a las personas que no tienen poder sobre ti te reforzará la confianza en ti mismo, permitiéndote luchar con más emoción y firmeza. 

No importa que tanto ladren los perros cuando están tras la reja, todos tus esfuerzos cuentan, cada paso, cada caída y cada tropezón, en la vida se aprende más de los errores que de los aciertos.


- Si es importante para ti, no hay nada más que decir. No deberías basarte en las historias de éxito de los demás, busca lo que realmente te llena, algo que te motive y te haga sentir pleno. Cuando encuentres tu propósito no lo abandones porque a los que te rodean no están de acuerdo contigo, cabe destacar que si lo que quieres afecta la integridad de otra persona es mejor abandonar esa idea e ir con tu terapeuta de confianza para aclarar correctamente tus ideas con un mejor sistema de apoyo.


- Nunca podrás complacer a todos, aunque lo intentes. La época de esclavitud terminó hace ya muchos años, aunque intentes hacer feliz a todos con las decisiones que tomes en tu vida, no vas a poder lograrlo, aunque suene rudo y sea hiriente, es la realidad, que estudies lo que tus padres quieran, que trabajes donde tus maestros quieren, que hagas el trabajo que no te corresponde porque tus jefes lo quieren, que haces lo que tu pareja quiere para no estar solo, eso no es vivir, evitar los conflictos por hacer lo que los demás quieren es una demanda autoimpuesta que va a ir acabando con tu vida cada minuto a la vez.


No desperdicies tu preciada vida por otras personas, todos queremos vivir una vida feliz y plena, cada persona tiene su manera de vivirla, juzgar y querer moldear a alguien es lastimar y arruinar esa vida, amar y aceptar a las personas por cómo son es lo mínimo que podemos hacer como personas soñadoras, no apagues a nadie y mucho menos te dejes apagar.