LO NUEVO

CÓMO APOYAR A UN AMIGO QUE PADECE UNA ENFERMEDAD MENTAL


La amistad que respeta, acompaña y apoya es la que vale la pena cuidar, la compañía de una amistad sincera es un regalo del universo. El tener en quien apoyarse ayuda a reducir las cargas emocionales que llevamos en la espalda.


Características de personas con problemas mentales.

Hay algunos síntomas y signos que se reconocen a primera vista, otros de ellos se descubren detallando un poco más la situación:


- No se concentra.

- Se ve triste y desanimado constantemente.

- Pasa de un estado de ánimo a otro de forma extrema.

- No duerme lo suficiente.

- Se ve asustado y/o nervioso.

- No frecuenta a sus seres queridos.

- Está paranoico.

- Abusa de sustancias, alcohol, drogas, cigarrillos, comida u otra situación que lleve a adicciones.

- No está comiendo suficiente o come de más.

- Cambió sus hábitos sexuales.

- Le es difícil relacionarse con personas.

- Es violento, hostil y grosero.

- Habla o hace insinuaciones de suicidio


Como apoyar a un amigo que tiene enfermedades mentales.

- Investigue e infórmese. Busque artículos o videos sobre profesionales hablando de ello, también de personas que padecen la misma enfermedad de su amigo o que presentan las mismas características, no diagnostiques a tu amigo, eso es trabajo de un profesional, lo que necesitas es saber más de su condición para saber cómo aliviar su carga y ayudarlo a sentirse mejor.

- Escucha atentamente. Sé empático, no le interrumpas, no le des ejemplos personales o el típico “supéralo” o “échale ganas” son cosas que cortan el vínculo de confianza de esa persona hacia ti, no siempre querrá ser entendido, lo que más necesita es ser escuchado, y como su amigo debes brindar un espacio de comodidad y sinceridad para que la persona afectada pueda sentirse a gusto y conectado contigo.

- No lo encasilles en un estereotipo. Las enfermedades afectan de maneras distintas a todas las personas, el no cuidar lo que dices puede ser hiriente u ofensivo para tu ser querido, el tener una enfermedad no es un motivo de vergüenza, lamentablemente éstas personas sufren de discriminación en su día a día.

- No minimices su malestar. Acompañar el proceso de sanación de tu amigo implica ser lo más respetuoso posible, nada de juzgar, criticar o jugar con sus síntomas o con sus sentimientos, sus sentimientos son tan válidos como los tuyos, su percepción del tiempo y de la realidad estará confusa debido a su condición, y para una persona con una enfermedad mental la percepción es la realidad.


- Sé especifico. A la hora de ofrecer ayuda no puedes generalizar las cosas con un “llámame su necesitas algo” a nadie le gusta ser una carga o una molestia, y eso sólo le agregaría una preocupación más a la lista. Poder acompañarlo a hacer del super, recoger a sus hijos del colegio cuando tenga que ir con su terapeuta, llevarle su cena favorita o un postre delicioso, ser especifico le facilitará apoyarse en ti cuando lo necesite, por más mínimo que sea, es importante.

- Acompáñalo en la búsqueda de ayuda. El pedir ayuda es de por si complicado, y saber con quién ir puede que lo sea aún más, el proceso suele ser agotador, necesitará mucho apoyo y motivación para que no se sienta tan abrumado, recuerda que tu no decides por él y no lo puedes forzar a nada que no quiera, sé paciente.

- No intentes ser el salvador. No tomes el control de su vida ni te hagas cargo de sus problemas, esto puede ser más dañino que beneficioso para la persona que padece una enfermedad mental, no planifiques sus idas al terapeuta, no le escojas un terapeuta y mucho menos lo fuerces para que vaya a uno, las intervenciones deben ser hechas por manos profesionales, ellos tienen la capacitación correcta para ayudar a tu amigo.

- Recuérdale lo maravilloso que es. Pasa tiempo de calidad, recuérdale que tiene muchas virtudes que lo hacen una persona maravillosa, ve con él a sus sitios favoritos, celebra sus victorias y sus avances en su sanación. Demostrar que realmente estás feliz por su recuperación será de mucha ayuda para su amigo, cada día es una oportunidad y cada día puedes recordarlo lo especial que es para ti.

- Mantén la seguridad de tu amigo. Los llamados de atención de las personas suicidas son reales, si insinúa o te dice que va a lastimarse o va a lastimar a otra persona está hablando en serio, en éstas situaciones debe llamar al número de emergencia de su país y reportar la situación o llevarlo directamente a la sala de emergencias de algún hospital o clínica cercana, después de que esté a salvo y libre de riesgos comuníquele la situación a su terapeuta para que éste tome medidas profesionales para tratar a su amigo. El tener un amigo potencialmente suicida nos otorga una responsabilidad con él y si otra persona se ve involucrada también, evitar las situaciones de riesgo pueden causar incomodidad, pero con el tiempo se limarán las perezas.


- Mantén la confidencialidad. La confidencialidad se mantiene hasta el momento en el que pueda atentar contra su vida o la de otra persona. Hay cosas que nunca deben ser repetidas, guarde bien los secretos que le confía su amigo, no lo juzgue y manténgase como una tumba, así mantendrá la confianza viva en su relación.

- No te descuides. En algunas ocasiones te involucras de más en los problemas de tu amigo que te olvidas de los tuyos y te descuidas, para poder cuidar de otros debes velar por tu bienestar primero.