Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

5 SEÑALES DE MALA COMUNICACIÓN EN UN MATRIMONIO



Una de las principales causas de divorcio es la mala comunicación en el matrimonio. Las personas no habla ni expresan sus sentimientos y opiniones como deberían hacerlo. Si bien parte de esto puede atribuirse a las ocupaciones diarias y a la tecnología que nos absorbe, gran parte se debe simplemente a que ambos no están dispuestos a ponerse de acuerdo hasta que sea demasiado tarde.

Por lo general, hay muchas señales que existe mala comunicación en la pareja. Es posible que muchas parejas ni siquiera se den cuenta que esto está sucediendo y un matrimonio sin una buena y efectiva comunicación se derrumbará.

Por esto, es fundamental reconocer y solucionar los problemas de comunicación antes de que se llegue al punto sin retorno. Así que aquí tenemos cinco señales de mala comunicación en un matrimonio que puede empezar a conocer y corregir antes que todo se salga de las manos:


1. REEMPLAZAN ESCUCHAR POR HABLAR

Uno de los principales indicadores de la falta de comunicación es cuando ésta se convierte en una calle de un solo sentido. Hablan mucho pero no escuchan. Comparten información, detalles de su día, sus actividades, preocupaciones, cuentas o sobres los hijos, en fin, cosas del día a día, pero cuando expresan sus preocupaciones más profundas, sus sentimientos o cómo se sienten sobre algunas cosas es cuando entra la verdadera desconexión. El otro simplemente responde con más palabras que van al aire. 

Uno o ambos no están escuchando al otro. Se oyen, pero no procesan lo que dice ni se toman el tiempo para comprender verdaderamente los sentimientos del otro. Es como si los deseos, necesidades y deseos de cada persona no son importantes. Este comportamientos debe cortarse de raíz antes de que pueda hacer mucho daño en el matrimonio.

Oír a la otra persona no es suficiente. Cada uno debe entender y procesar lo que está diciendo su pareja. Solo así se restablecerá la comunicación eficaz y se podrá encontrar solución a cualquier otro problema por el que estén pasando.


2. ASUMIR CÓMO SE SIENTE SU PAREJA

El sueño de todos es encontrar a alguien que esté en la misma sintonía, que sepa automáticamente cómo se siente. Aunque eso suena bien, esto sólo funciona al principio cuando se está lidiando con pocas emociones pero a medida que la relación avanza vamos lidiando con muchas emociones que salen a la superficie. 

Para cuando se casen, ya han superado todas esas emociones iniciales fáciles de leer y deben comprender que hay muchas más por ver y conocer de su pareja. Esto quiere que no siempre podrás "leer" los sentimientos de tu pareja.

Y eso está bien. Es lo normal. No es que seas un psíquico que lee mentes. Aquí es donde entra la comunicación. Es absolutamente necesario que puedan hablar sobre sus sentimientos.

Cuando se encuentran en una situación en la que no pueden o no quieren hablar de sus sentimientos, se produce una ruptura de la comunicación. Nunca asuman o supongan cómo se está sintiendo su pareja. Cuando esto comience a suceder, es hora de sentarse a hablar seriamente.


3. TODO TE IRRITA, INCLUSO LO MÁS MÍNIMO

Parece como si tu pareja últimamente no hace nada bien.  Las cosas más simples no se dicen, las necesidades no se satisfacen y se está tan molesto que ni siquiera lo mencionan. 

Cuando piensa es esto, muchas de estas situaciones son solo eso: situaciones. Ni siquiera son problemas en sí. Incluso no sabes por qué estas cosas te irritan tanto. Puede solucionar esto de irritarse por todo si soluciona los problemas reales que están sucediendo entre ustedes. 

Hablen y expresen lo que le irrita. Pero sean sensatos y hablen de cosas reales que poco a poco te están desgastando, y  no de insignificantes y absurdas. Y obvio, también debes escuchar lo que tu pareja quiera expresar.


4. TE SIENTES MÁS CÓMODO HABLANDO CON ALGUIEN EXTERNO

Cuando te sientes más cómodo hablando con otra persona en lugar que con tu pareja, existe un problema claro de mala comunicación. Tu pareja debe siempre debe ser la primera persona a la que quieres acudir cuando necesitas hablar. Debes sentirte cómodo confiando en tu pareja y viceversa.

Esto no quiere decir que no debas confiar en tus amigos o familiares. Es saludable poder hablar con otras personas fuera de su relación. A veces, otro punto de vista puede ayudar a ver mejores soluciones a los problemas con su pareja.

Sin embargo, nunca sustituya la conversación con su pareja. Cuando empiezas a evitar hablar con tu pareja y hablas con los demás, es cuando las cosas no van bien. Es ahí cuando más que nunca y sin importar lo incómoda que puede llegar a ser la conversación que tú y tu pareja deben sentarse a hablar.

No debe existir ningún tema del que no puedan hablar, deben tener la suficiente confianza, incluso si no están de acuerdo. Si no pueden hacerlo, busquen ayuda de un mediador o terapeuta que los ayude a hablar sobre el tema.


5. SU INTIMIDAD ES TERRIBLE

La diversión en la habitación no lo es todo en una relación, pero sí es importante. Cuando hay problemas de comunicación en la relación, se reflejará en la intimidad. 

La mala comunicación lleva a la ruptura de otros aspectos de la relación. Esto puede incluir elementos emocionales, mentales e incluso espirituales. 

Es posible que uno o ambos no estén de "humor" con frecuencia y cuando se llega a este punto, probablemente la falta de comunicación haya llegado demasiado lejos. 

Los problemas ocurren principalmente cuando no hay comunicación sobre cómo se sienten. Es necesario hablar de ello porque el resentimiento se va acumulando asesinando lentamente la intimidad y la relación. No esperen a que sea demasiado tarde, siéntense y tengan una conversación honesta.


Se casaron porque se aman y con la ilusión de que sea hasta viejitos, así que es hora de arreglar la mala comunicación. La comunicación es lo que mantiene una relación saludable y fuerte. Obvio que habrán altibajos, es normal, pero con buena comunicación todo lo pueden superar. Usa estas cinco señales para reconocer cuando la mala comunicación se convierta en un problema en tu relación para que puedas solucionarlo antes que sea demasiado tarde.