Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

5 MANERAS DE ACABAR CON LAS DISCUSIONES DE PAREJA



Las peleas son normales en las relaciones, pero cuando suceden con moderación, pueden ayudar a que una relación se fortalezca. No hay de malo en pelear con alguien que amas, ambos son individuos únicos con creencias, opiniones, pensamientos y sentimientos individuales. Chocar es inevitable. 

Lo que sí se debe y puede evitar es que estas discusiones o peleas se vuelvan tóxicas. Incluso pueden durar demasiado, involucrar ataques personales o ser sobre las mismas cosas día tras día. Es por esto que se debe encontrar una solución a los problemas que enfrentan o dañarán la vida que han construido juntos. 

Pero estas soluciones deben ser satisfactorias y completas, y puede ser más sencillo de lo que creen. Es por esto que aquí les traemos cinco maneras sencillas y prácticas de terminar con las discusiones en una relación de una vez por todas:

 
1. ESCUCHA
 
Escuchar es una herramienta fuerte y maravillosa en las discusiones de pareja. Detenerse a escuchar puede evitar muchos malentendidos y peleas innecesarias. Diversos estudios han encontrado que escuchar puede tener efectos positivos en la calidad de una relación. Ahora te damos algunos consejos para que aprendas a escuchar:
 
 
- Elige primero el silencio
 
El estado en el cual las emociones se apoderan de tu cuerpo durante una discusión se le llama inundación emocional. Este mecanismo se activa en cualquier pelea o cuando se está en pánico. No permitas que esto dañe tu relación. Así que cuando todas las emociones lleguen juntas y quieran apoderarse de ti, elige el silencio. Respira profundamente y en lugar de gritar lo primero que pase por tu cabeza y de lo cual te puedas arrepentir después, haz una pausa y guarda silencio. Deja que tu cerebro procese y comprenda adecuadamente lo que está diciendo tu pareja antes de hablar tú.
 
 
-  Asegúrate de que esté claro que estás escuchando
 
Hay pocas emociones en el mundo peores que sentir que tu pareja no te escucha o hace caso omiso de lo que dices o que juzga mal tus palabras o las minimiza o no le importan. Por esto es importante que te asegures de que tu pareja sepa que estás escuchando atentamente. 
 
 
- Dile que estás pensando en lo que dice
 
Si tu pareja dice algo que te causa una fuerte respuesta emocional, no respondas de inmediato. Mejor dile que "estoy pensando en lo que dijiste". Esta simple frase es una excelente manera de reconocer que ha escuchado lo que tu pareja dice mientras le das la oportunidad a tus emociones de calmarse para después responder con cabeza fría y con un mejores pensamientos positivos y equilibrados.
 
 
- Di que entiendes
 
Finalmente, una vez que tu pareja haya expuesto sus argumentos, dile que los entiendes. Por supuesto, no debes mentir. Si no entiendes pídele que te explique mejor. Así le dices a tu pareja que estás escuchando y que te importa lo que está diciendo. Pero recuerda, el hecho que entiendas lo que está diciendo no quiere decir que estés de acuerdo con lo que dice, solo significa que te preocupas por escuchar y ponerte en su lugar. Cuando ya hayas escuchado su parte, pídele el mismo respeto para exponer la tuya.
 
 
2. ENFÓCATE EN LAS COSAS CORRECTAS NO EN LAS INCORRECTAS
 
A veces, los problemas principales hacen que las mismas discusiones vuelvan a surgir una y otra vez, y son cosas en las que no deberían concentrarse. Muchas veces son pequeñeces o detalles incorrectos por los que se discute sin que se vea y atienda el verdadero problema. Deben hacer pequeños cambios positivos de enfoque y pensamiento que lleven a grandes soluciones. Aquí algunos consejos para hacerlo:
 
 
- Cambios pequeños
 
Si hay discusiones repetitivas, eso significa que existe algo no resuelto o que la solución que le dieron en un principio no funciona. Así que necesitan hacer pequeños cambios para lograr un verdadero compromiso entre ustedes. Entonces, siéntense nuevamente a hablar sobre el problema y pregúntale a tu pareja qué acción o cambio preferiría, luego dile lo que tú preferirías y sigan desde ahí hasta encontrar una verdadera solución al verdadero problema.
 
 
- Enfócate en el panorama completo
 
Cuando te molestas por algo en tu relación, puede ser muy útil dar un pasa atrás y ver el panorama completo. Esto puede hacer que cambie la perspectiva inicial que le diste, lo que te permite ver si el problema es realmente importante o no, y si lo es, determinar cuál es el problema grande y no los detalles mínimos. Este es un paso importante para resolver discusiones, ya que les da a ambos la oportunidad de replantear el verdadero problema.
 
 
- No prestes atención a los detalles pequeños
 
Es fácil perderse en los detalles pequeños e insignificantes. Pero estas cosas no determinan la salud de una relación. En lugar de tener una gran discusión o pelea porque dejó la toalla en el piso, dile dónde debe colgarla la próxima vez y sigue adelante. La vida es demasiado corta para darse el lujo de gastarla mal y menos en cosas insignificantes. Enfócate en las cosas positivas.


3. TOMEN UN DESCANSO DE SU DISCUSIÓN O PELEA

Cuando las discusiones se vuelven muy acaloradas y pierden la noción de dónde empezaron, es prudente dejar descansar las emociones. Aquí le mostramos cómo hacerlo:


- Dejen de discutir

A veces es necesario reconocer que es el momento de bajarle dos y alejarse de discusión para descansar. Las emociones pueden aumentar frenéticamente y esto puede llevarlos a decir cosas de las que después pueden arrepentirse.

Dejen que baje la marea y permitan que la sensatez y la racionalidad vuelva cuando retomen las discusión más calmados y relajados. 


- Tengan una palabra de seguridad

Muchas parejas asumen erróneamente que las palabras de seguridad son sólo para la intimidad y la experimentación en este ámbito, pero esto está lejos de la verdad. Las palabras seguras están diseñadas para usarse en cualquier situación como una manera rápida y fácil de poner fin a algo que se está saliendo de las manos o se cruza los límites.

Si llega un momento de la discusión donde las tensiones y emociones comienzan a salirse de control, pronunciar la palabra de seguridad los obliga a detenerse, respirar, pensar y replantear el tema después con cabeza fría y despejada. Sea cual sea la palabra que elijan, deben respetarla siempre.


- Den un paseo

Juntos o por separado. El ejercicio tendrá efectos positivos sobre el estrés por la liberación de hormonas para sentirse bien, lo que hará que se relajen. Al final del paseo, pueden abordar la situación con mayor claridad.


4. PELEEN PARA RESOLVER EL PROBLEMA, NO PARA VER QUIÉN GANA

Cuando se habla de pelea, se piensa en una competencia donde alguien debe salir victorioso. En una relación, esto no aplica. A continuación algunos consejos para discutir con inteligencia:


- No supongan nada

Para resolver los problemas, deben asegurarse de escuchar y comprender los argumentos y explicaciones de tu pareja. Asumir cosas se interpone en el camino de una comunicación clara y positiva. Así que en lugar de asumir, pregunten directamente.


- Discutan sobre el comportamiento, no sobre su personalidad

Si tienes algún problema con algo que ha hecho tu pareja, no dispares ataques personales. Hablen de las cosas que han hecho y por qué los ha lastimado, nunca sobre quiénes son como persona. Esta regla les permite a ambos concentrarse y separar las malas acciones de sus características para una discusión más objetiva y justa.


- No intente ganar

Las peleas de pareja no implican que alguien deba "ganar" la discusión. El principal objetivo debe ser trabajar juntos en resolver los problemas que enfrentan. Buscar culpables o quién está más equivocado es improductivo e innecesario.


5. SABER CUÁNDO DISCULPARSE

Las disculpas son poderosas. Se trata de asumir la responsabilidad cuando la tienes. Desafortunadamente, muchas personas no se disculpan ni siquiera cuando están completamente equivocados o cometieron un error.

No caigas en esa trampa. Deja el orgullo. Las disculpas honestas pueden ser cruciales para terminar con una discusión. Para disculparte correctamente, debes:

- Decir que lo sientes
- Di dónde te equivocaste, sin echar la culpa
- Di cómo evitarás que esto vuelva a suceder
- Pregunta cómo puedes compensar por tus errores o si hay alguna manera que haga que sea más sencillo superarlo.

No es necesario que las discusiones terminen con en un acuerdo. A veces, pueden terminar con pequeños compromisos, entendimientos o acordar estar en desacuerdo respetando las opiniones de cada uno. Lo importante es que se concentren en cuanto se aman para que puedan trabajar juntos para ir más allá de sus peores discusiones. 

Si aún con estos consejos los problemas continúan, no se preocupen y no se avergüencen en pedir ayuda profesional. La terapia de pareja es una excelente manera de hablar frente a un tercero imparcial y capacitado para ayudarlos.