Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

11 HÁBITOS TÓXICOS QUE DRENAN TU ENERGÍA


Hoy en día todos tenemos demasiadas cosas que hacer y no hay tiempo suficiente para hacerlas. Es más común que las personas tengan dos trabajos, duerman menos y tengan menos tiempo libre y familiar. Debemos trabajar más para ganar lo suficiente para cubrir gastos y obligaciones. Esto hace que cada vez más tengamos menos energía y experimentemos un letargo constante.

Si bien esto parece que no va a cambiar, hay cosas que podemos hacer para aumentar, conservar y gastar nuestra energía de manera más inteligente. Lo importante es reconocer y abstenerse de once hábitos tóxicos que drenan nuestra energía, que la agotan:


1. PREOCUPARSE POR LO INSIGNIFICANTE

A todos nos han dicho la frase: "No te preocupes por las cosas pequeñas." Pero qué difícil es llevarla a la práctica.

La preocupación y la ansiedad siempre van de la mano. Una buena estrategia es separar la preocupación de las cosas importantes de las insignificantes.  Deja de pensar demasiado en todo. Si algo te preocupa, búscale solución. No le des tantas vueltas. 


2. PERMITIR QUE EL PASADO TE GOBIERNE

Algunos han experimentado más situaciones difíciles en el pasado que otros. Algunos incluso tienen traumas por situaciones bastante duras por las que han pasado.

Pero si nunca enfrentas este pasado, no vivirás tranquilo el presente. Para esto, debes darte cuenta de la importancia que esto tiene. Las complicaciones emocionales y mentales de un pasado difícil requieren ayuda profesional.

Deja atrás el pasado, concéntrate en el presente y en tu futuro. Ten en cuenta que eres más fuerte de lo que piensas. Si pudiste superar ese duro pasado, puedes enfrentar cualquier desafío que se te presente en el futuro.


3. RESISTIR EL CAMBIO Y EL CRECIMIENTO

Resistirse al cambio y a crecer como persona generalmente se atribuye a los sentimientos de pérdida de control y al exceso de incertidumbre. 

La solución es darte cuenta de tu verdadero potencial y concentrarte en alcanzarlo. Día a día, realizar cada pequeña tarea hasta alcanzar tus metas. Con el tiempo, esto se convertirá en un hábito positivo y se manifestará en logros y éxito.


4. INVOLUCRARSE EN EL DRAMA Y LA NEGATIVIDAD

El drama y la negatividad pueden venir tanto de ti como de otros. Independientemente de donde vengan, son perjudiciales para tu energía.

Si vienen de ti, recuerda que no eres tus pensamientos negativos. Nuestros cerebros son complejos y gran parte de nuestros pensamientos es de naturaleza impulsiva. Debes aceptar y comprender esto y simplemente permitir que los malos pensamientos se desvanezcan.

Si vienen de afuera, elimina la fuente. No permitas que los demás traigan drama y negatividad a tu vida. 


5. USAR EL MIEDO COMO EXCUSA

Muchas veces el miedo es la razón por la que las personas no logran lo que quieren. Enfrentar el miedo de forma racional es la mejor forma no sólo de administrar bien tu energía, sino también de lograr el éxito. 

Frecuentemente el miedo va en automático, como los pensamientos negativos. Pero cuando tomas el control de tus pensamientos y enfrentas al miedo, te fortaleces. Toma la decisión de lograr lo que quieres en la vida.


6. TOMAR LAS COSAS PERSONAL

Somo criaturas sociales, y a menudo nos definimos por las relaciones que establecemos. Hay personas con las que conectamos y otras con las que definitivamente no lo hacemos.

Esta falta de conexión no significa que no le caigas bien como persona, probablemente solo sea por la diferencia de personalidades, la forma como interactúan socialmente o algo más. No lo tomes personal.


7. PERMANECER EN PILOTO AUTOMÁTICO

Casi la mitad de nuestro tiempo, nuestro cerebro está en piloto automático, es decir, nuestra mente va de una cosa a otra sin control mientras realizamos nuestra rutina diaria. Un estudio demostró que las personas son más infelices cuando permanecen mucho tiempo en piloto automático.

Estar presente y ser consciente de lo que haces es un hábito positivo que aumenta nuestra energía y felicidad.


8. MANTENER EL ENOJO Y EL RESENTIMIENTO

Estos sentimientos se relacionan con vivir en el pasado. Se trata de emociones y pensamientos negativos que se pueden descartar.

La ira y el resentimiento son extremadamente contraproducentes para tu energía y felicidad, además no vale la pena el costo físico, mental, emocional y espiritual. Deja ir estos sentimientos y dale espacio a que energía positiva entre a tu vida.


9. ESTAR EN ENTORNOS NEGATIVOS

Ya sea en tu casa, en tu trabajo o en cualquier otro lugar, no deberías aceptarlo. Necesitas tomar el control de esta situación y hacer un cambio para mejorar tu entorno.

Comience con pequeños pasos, por ejemplo: si tu entorno laboral agota tu energía o tu ambición, dedica al menos una hora cada día en enviar tu currículum a los lugares para solicitar otro empleo o uno mejor. Si el problema son tu hijos en su escuela, dedica un tiempo para hablar con ellos sobre esta situación y buscar soluciones.

Dar el primer paso puede ser lo más difícil pero cuando lo das, todo se va solucionando y encajando en su lugar.


10. TENER MALA NUTRICIÓN

La comida es nuestro combustible, literalmente. Los alimentos procesados, envasados y producidos en masa contienen demasiada grasa, azúcar, sal y conservantes que son dañinos para nuestro cuerpo y cerebro.

Para mantener tu cuerpo y cerebro sanos, agrega a tu dieta algunos "superalimentos" como: Salmón, nueces, arándanos, aguacate, granos integrales, semillas, chocolate negro, etc.

Estos alimentos aumentan tu energía, reduce el riesgo de demencia y enfermedades cardíacas, entre muchos otros beneficios.


11. NO DORMIR LO SUFICIENTE

Esto no es extraño. Llevar una vida demasiado agitada afecta nuestro sueño.

Dormir es absolutamente esencial para la salud, la energía y el cerebro. La falta de sueño nos pone en un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, renales, presión arterial alta, diabetes y accidentes cerebrovasculares.

Lo recomendable son mínimo 7-8 horas de sueño para reponer energías, aumentar su eficiencia y bienestar general.