LO NUEVO

DOS MITOS SOBRE LA SALUD QUE DEBES DEJAR DE CREER


Ciertamente en los medios sociales podemos encontrar mil y un recetas milagrosas para mejorar su estado de salud o para bajar de peso, recetas o secretos que te prometen resultados instantáneos que solo te hacen enfermar o simplemente no tienen efecto alguno.

Muchas veces nos dejamos llevar por lo que dicen en la tv, un influencer o cualquier patraña que aparece en cualquier red social, confiamos ciegamente en personas que se dedican a divulgar cualquier cosa que le dé suficiente vistas como para vivir de ello.


Es arriesgado confiar tu vida a personas que no están preparadas profesionalmente o que no saben de lo que están hablando, es casi imposible que con un solo alimento puedas curar una enfermedad, bajar de peso o eliminar cualquier dolor.


¿Qué significa ser una persona saludable?

Una pregunta difícil de responder, llevar una vida saludable y con hábitos que la mantengan no es cosa de un solo día, lleva tiempo y constancia, literalmente se define como “el estar libre de enfermedades o lesiones”. 

Es algo muy simple como para explicar cómo es realmente, no es un polvo mágico que puedas encontrar en una tienda y mejorar apenas lo comas, no importa cuántas desintoxicaciones hagas, cuantas dietas o cuantos jugos consumas, la verdadera salud viene ejercitándote, teniendo un hábito alimenticio correcto y balanceado, disfrutar de la naturaleza y más que todo siendo tú mismo.


Dos Mitos sobre la salud que debes dejar de creer


1. Tienes que restringirte de las comidas

Es muy fácil creer que dejar de comer ciertas comidas durante el día o la noche te hará más saludable o te ayudará a bajar de peso, lo que es completamente falso, no importa cuántos programas te digan y te aseguren que ayunar, saltarte la cena o el almuerzo te brinda beneficios porque lo único que haces es condenarte y robarte días de vida.

Las dietas restrictivas no recomendadas por profesionales de la salud son solo una estafa, siguiendo lo que dice cualquier persona solo perderás el brillo en tu piel, la energía y el gusto por la comida, si desea perder peso ciertamente debe quemar las calorías que ingiere, no dejar de comer, más que perder peso debes centrarte en mantener tus hábitos alimenticios lo más saludables posibles.


Disfruta del ejercicio, mueve tu cuerpo, camina, corre, escala, nada, brinca la cuerda, cualquier cosa, deja de contar calorías, renuncia a la báscula y disfruta de la comida, los nutricionistas tienen planes alimenticios maravillosos, si le indicas que es lo que te gusta comer con habitualidad pueden idear un plan mucho mejor que se adapte a tus gustos y necesidades.


2. Requiere mucho dinero

La salud puede ser costosa, para ciertos casos especiales, pero generalmente no tiene por qué serlo, los batidos con adulterantes, mantequillas o leches exóticas que cuestan un ojo y parte del otro o muchas cosas más de lo que te han convencido que necesitas o debes comer.

Las personas que suelen recomendar estos alimentos o proteínas exóticas y extremadamente costosas suelen ser remuneradas económicamente para llevar un falso mensaje de esperanza a las personas, haciéndoles creer que ese producto realmente sirve para algo y que las ventas de dicha empresa se disparen por los aires.

Si desea darle un plus a su salud acuda con su médico de confianza y pida una recomendación profesional, hay muchos suplementos naturales que venden los mercados orgánicos o los mercados locales, no porque sea caro significa que sea lo mejor. Puedes ir un paso a la vez, no necesitas un arsenal de vitaminas o suplementos para estar saludable, inicia poco a poco, lo importante es que lo que vayas a comprar se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto.


No todos podemos gozar de una buena salud, esta es distinta para cada uno, muchas personas no tienen ese lujo, y muchas otras lo desperdician y no lo valoran, lamentablemente no hay un polvo mágico que te cure de todos tus malestares.

Sólo debes confiar en ti mismo y proponerte que estarás mejor, avanza a tu ritmo, no descuides tu salud por perseguir la perfección, tampoco seas una presa fácil para los estafadores de los medios, investiga, nutre tu cerebro de información y visita a tu médico de cabecera regularmente.