LO NUEVO

3 FORMAS DE CULTIVAR EL RESPETO EN LOS NIÑOS


El respeto no es un atributo con el que se nace, es algo que se enseña desde jóvenes, muchos padres se esfuerzan en la crianza de sus hijos para que estos crezcan siendo personas respetuosas y honorables.

Al enseñar el respeto debe destacar que debe respetar a todas las personas, por diferentes que sean, desde compañeros de su edad, niños más pequeños, personas mayores, personas de distintas culturas y religiones, a respetar las tradiciones y las reglas de las demás personas.


Cabe destacar que hay muy pocas cosas fáciles de hacer cuando se está criando un hijo o varios, todos los niños son diferentes, a unos les cuesta comprender conceptos tan complejos como respetar a una persona, sin embargo, no es imposible, es algo que debe enseñarse sin excepciones, no importa el método o cuanto tarde, mientras pueda entenderlo y aplicarlo. 

Necesitas encontrar el método correcto para cada uno de tus niños, evita los castigos y mantente paciente durante este tiempo de aprendizaje, debes ser firme pero siempre amable.


3 Formas de enseñar a los niños a respetar a los demás


1. Establece reglas en la casa

El aprendizaje comienza desde casa, puedes enseñar el respeto implementando ciertas reglas en tu casa que tu hijo pueda entender, reglas que todos en casa deben seguir al pie de la letra, al niño acostumbrarse a seguir ciertas reglas en casa le será más fácil acatar las reglas de la escuela y de otros ambientes en el futuro.


Puedes iniciar con:

- Sentar a tus hijos y explicar detalladamente y con calma las reglas de la casa.

- Publicar las reglas en un lugar de fácil visibilidad para los niños.

- Coloca letras grandes en el anuncio de las reglas, si tienes niños pequeños están serán más fáciles de identificar.

- Explica cada regla, como afecta y beneficia a todos los que viven en la casa, como recoger los juguetes a tiempo para que nadie se lastime si tropieza.

- Deja en claro las consecuencias de infringir las reglas, asegúrate de que los niños sepan que hablas en serio y no es un juego.


- En el caso de que se rompan las reglas, cumpla con las consecuencias ya advertidas y haga énfasis en recordarle a su hijo la importancia de las reglas y que las consecuencias son reales.

Tenga en cuenta que los castigos deben ser justos, de nada sirven los castigos extremos, lo que se aprende con miedo se recuerda de la peor manera toda la vida, no traumatice a su hijo mientras lo educa, evite la violencia a toda costa.


2. No toleres groserías

Nada de gritos, malas palabras, insultos, que lace cosas o lastime a uno de sus hermanos, es un comportamiento natural en los niños, pero si no se corrige a tiempo solo será más difícil de lidiar con el tiempo. 

Las rabietas deben ser calmadas con amor, firmeza y mucha paciencia, si su hijo continúa con estas actitudes es más que claro que lo hará también en clase, interrumpiendo su aprendizaje y el de los demás niños, puedes implementar algo como:


- Enseñar disculpas.

- Expresarse asertivamente.

- Fomentar la conversación.

- No olvidar los modales.


3. Escuchar y comprender

Todos los niños tienen sus razones para hacer las cosas que hacen, que sean o no decisiones racionales es otro tema, enseña a tus hijos a escuchas y a ponerse en el lugar del otro, si tu hijo dice lo que piensa con honestidad y amabilidad puede salir algo bueno de ello, también es importante enseñar la toma de decisiones, que sepa que también tiene voz y voto en muchas cosas que lo rodean. 

Todos los niños quieren sentirse escuchados, cultiva desde casa la comprensión y la escucha activa, hará que tus hijos crezcan con habilidades sociales más desarrolladas, lo que les facilitará muchas cosas en la vida.