LO NUEVO

COSAS QUE DEBES SABER CUANDO PIERDES A UN SER QUERIDO


Perder a un ser querido es un dolor tan grande que no se puede describir con palabras, es una de las cosas más dolorosas que puede pasar un ser humano, ya sea que perdiste un familiar, al amor de tu vida o a un amigo, sea cual sea la perdida sigue siendo demasiado dolorosa.

Cada persona vive y experimenta el duelo a su manera, cada proceso es distinto, cada quien aprende y crece de manera distinta al vivirlo, es un proceso difícil y muy agotador, extrañar a alguien que ya no está te hace sentir una agonía tan profunda que te hunde en el suelo.


Cosas que aprendes al perder un ser querido:


1. La vida es muy corta 

Esto es algo que lo escuchamos en todos lados, podemos pensar que es una tontería porque al momento no nos damos cuenta de lo rápido que pasan los días y sientes como si hubieran sido solo minutos, puedes decir que no estás perdiendo el tiempo y que haces lo que quieres, pero, ¿realmente lo haces? ¿estás haciendo lo que quieres, viviendo como quieres, viendo las cosas como las deseas? 

No te dejes atrapar por cosas que no quieres y no te gustan, comienza a vivir hoy, el mañana es completamente incierto y para irse sin remordimientos lo mejor hacer las cosas cuando puedas, mejor si es lo antes posible.


2. Tu vida sigue adelante

El perder a un ser querido se puede sentir como un dolor interminable, como caer en un pozo sin fondo, donde solo caes mientras chocas con las paredes, pero nunca encuentras el final, te sientes tan atrapado que llegas a pensar que no puedes salir adelante y continuar con tu vida.

El planeta aún gira, el viento sigue soplando, los arboles crecen y los ríos siguen fluyendo, nacemos y vivimos en constantes cambios, lo más seguro que nos brinda el universo cuando estamos vivos es que podemos cambiar una, y otra, y otra vez, florecer, marchitar, germinar. Cada día es una oportunidad para dar un paso hacia delante, acepta lo sucedido, agradece por todo lo bueno, perdona lo malo y encuentra la paz.


3. Eres más fuerte de lo que crees

El mundo se derrumba a tus pies, pierdes a alguien valiosos y muchas cosas bellas se vuelven dolorosas, es muy difícil levantarse del suelo, y a pesar de ello, a pesar de todo el dolor que estás sintiendo, te levantas todas las mañanas y das un esfuerzo por cumplir con tus responsabilidades, con hacer todas tus comidas, con descansar lo suficiente, todo eso requiere mucha fuerza y valor.

Mantener el control sobre tu vida cuando estás pasando un duelo es algo digno de admirar, cuando hasta abrir los ojos es una prueba de valor, no suprimas tus sentimientos, solo te harás más daño.


4. Puedes ser mejor

Es injusto tener que pasar por tanto dolor para ser mejor, las crisis y el llanto son cosas que son difíciles de controlar, pueden decirte mil cosas, pero muy pocas de ellas realmente te harán sentir mejor, está bien buscar ayuda y apoyarte en otra persona, también es importante que hagas pequeños cambios en tu vida.

La muerte de una persona que amas puede enseñarte muchas cosas que no aprenderías de más ninguna otra forma lamentablemente, comienza con cosas pequeñas, un cambio de ambiente, un nuevo peinado, otra decoración en la casa, nueva ropa, nuevos hábitos, más saludables que los que has mantenido hasta ahora.


5. Aprendes a valorar a los que te rodean

El shock de perdida viene acompañado de mucho miedo y ansiedad, en medio de todo ese caos los pensamientos razonables suelen ser muy pocos, entre ellos están los recuerdos con las personas que aun te acompañan en vida, llegas a quererlos, valorarlos y apreciarlos más, no esperes otra tragedia antes de dejarles claro a esas personas cuan importantes son para ti, nadie tiene el poder de la telepatía, expresa tu amor mientras puedas, el mañana es incierto.