LO NUEVO

CÓMO PERDONAR A QUIEN NI SIQUIERA SE DISCULPÓ


El perdonar a los demás va más allá de ellos mismos, no es tan sencillo como decir te perdono y listo, el perdón requiere tiempo y mucha reflexión, normalmente no se otorga el perdón a alguien solo porque si, se hace para estar bien con nosotros mismos y dejar esa carga dolorosa atrás, para tener paz y tranquilidad.

Muchas veces las personas no llegan a disculparse por sus cometidos, y lamentablemente nos vemos afectados por ello, unos no saben cómo disculparse, otros creen que no lo merecen y también están los que no quieren disculparse porque piensan que no están equivocados y que su decisión no ocasionó graves daños.


Siempre hay una manera de reparar el daño que ocasionan las demás personas en nosotros, todos toman decisiones a diario, desde que se levantan hasta que se acuestan, muchas veces nos vemos afectados por ellas de manera directa o indirecta, de igual manera el daño está ahí, aunque no haya sido una decisión intencional, lo mejor por hacer es tomar su tiempo para sanar, sea que pida disculpas o no, lo bueno es que hay muchas maneras de hacerlo por cuenta propia.


5 formas de perdonar a quien nunca se disculpó


1. Enfócate solo en ti

Hacer las cosas por ti y para ti facilita la cicatrización de la herida dejada por dicha persona, la ira, la tristeza y el resentimiento que queda solo te carcomerá la carne mientras más lo postergues, todos sanamos de distintas maneras y en distintos lapsos de tiempo, absolver la maldad y el daño que te hizo la otra persona definitivamente es la mejor forma de seguir adelante.

Perdonar no significa olvidar, puedes seguir adelante con tu vida pero que otorgues el perdón no significa que esa persona pueda volver a tu vida y actuar como desee otra vez, recuerda lo mal que la pasaste por culpa de esa persona y establece límites claros, si no está dispuesto a seguirlos es mejor que no tengas más contacto con esa persona.


2. Responsabilízate de tus sentimientos

Las personas tienen poder sobre nosotros solo cuando se los damos, esto quiere decir que, si estás atenta a que hace y deja de hacer otra persona lo más probable es que salgas herida, a lo que queremos llegar es a que no todas las personas toman sus decisiones en base a otras personas, deber ser responsable por tu sentir. 

No puedes ir culpando a los demás por llevar su vida como la llevan y herirte con eso cuando no pintas nada allí, esto solo te llenará de rencores sin sentido, solo tú puedes y debes tener control sobre tus sentimientos, tu cuerpo y tus decisiones, libera las cosas que opacan tu rayo de luz.


3. Sé consciente

No puedes ir por la vida pensando que eres la victima del universo, como cualquier otro ser humano cometes errores, te equivocas, hieres y lastimas intencional o de manera inconsciente, tampoco significa que eres el culpable de todo el mal del universo, solo deber ser más consciente de lo que eres y de lo que haces. 

Cuestionarte todos los días si estás dando lo mejor de ti y si estás trabajando en tus defectos, hacer una introspectiva es indispensable en una persona con inteligencia emocional.

Si hiciste algo y sabes que estuvo mal, ten la sensatez de asumir tu responsabilidad y disculparte apropiadamente, eso podría brindarte una oportunidad de reconciliación, solo si la otra persona está de acuerdo.


4. Vive el hoy

Estar pensando en el pasado, recordar, añorar y prácticamente vivir en él te hará perder el día de hoy y el de mañana, sana tu pasado y todo lo que queda en él. Cuando estás recordando esos sucesos solo vuelves a ponerle sal a la herida y no te concentras como debes en las cosas importantes del presente que necesitan tu mayor atención, puedes llegar a enfermarte o entrar en un cuadro depresivo bastante grave.


5. Aprende

Cada día pasan millones de cosas y algunas veces puedes no darte cuenta de ellas, muchos problemas que han sido resueltos o han quedado pendiente llevan consigo una enseñanza, dependerá de ti si tomas la oportunidad de aprender de ella y continuar sabiendo las consecuencias de algunos actos o vivir engañado e ignorante toda la vida. 

También se puede aprender de las cosas buenas, lo que importa es que estés dispuesto o a recibir ese conocimiento, cada día es un regalo y tú decides si usarlo o dejarlo pasar.