LO NUEVO

SEÑALES QUE INDICAN QUE ERES UNA PERSONA EMOCIONALMENTE FIRME


Las emociones son un elemento que nos acompaña desde el primer respiro que damos, a medida que vamos creciendo vamos aprendiendo a reconocerlas y a gestionarlas.

Nunca dejamos de aprender cuando de emociones se hablan, de pequeños recibimos la orientación necesaria de nuestros padres o familiares cercanos, más adelante vienen los maestros y los amigos, así vas evolucionando y adquiriendo más entendimiento sobre lo que sientes y por qué lo sientes.


Señales de que mantienes tus emociones bajo control


- Eres una persona confiable y simpática. Al saber gestionar tus emociones de manera positiva llegas a emanar cierta confianza sobre las personas, puedes lidiar con personas problemáticas de una manera amble y comprensiva, sueles ser un apoyo para las personas que te rodean, puedes controlar tus acciones/reacciones en las situaciones más desesperadas, ves las cosas desde distintos enfoques lo que te permite tener varias opciones para resolver cualquier situación.


- Sabes cómo superar tu depresión y tus episodios ansiosos. Sabes dónde buscar respuestas, al gestionar tus emociones debes conocer el por qué, si puedes o no resolverlo y que te hará sentir mejor, validas tus emociones, pero no te dejas abrumar por ellas. 

Sabes que hay muchas cosas que te afectan que no están bajo tu control y las aceptas sin hacerte menos, tienes claro que no puedes dejar que estas emociones tan fuertes y destructivas tengan y dirijan el curso de tu vida.


- No te dejas afectar por la adversidad. Ciertamente es difícil no tener una reacción abrupta cuando se está en una situación verdaderamente difícil o desgarradora, al tener una gestión emocional positiva entiendes que junto a la adversidad caminan las enseñanzas, te das la oportunidad de entender que es lo que pasa, que es lo que sientes, como puedes resolverlo y cómo vas a salir adelante.


Siempre puedes sacarle provecho a las cosas malas con las que te tropiezas, cada fallo y cada adversidad te da la oportunidad de ver más allá, solo si estás dispuesto a comandar positivamente tus emociones.


- No te aferras a emociones inestables. Cuando se habla del miedo y la ira, estas influyen activamente en la mayoría de las decisiones que una persona llega a tomar a lo largo de su vida, en cambio, tú no te aferras al miedo y te cohíbes del mundo, tampoco te aferras a la ira y ruegas venganza. 

Ambas son emociones útiles y necesarias, te otorgan conciencia en una que otra situación, al no saber gestionar ambas o una de ellas, tu estabilidad emocional irá en picada. Acéptalas y compréndelas, no dejes que influyan en tus pensamientos, comportamientos y tampoco permitas que te hagan retroceder en tu proceso de sanación y avance emocional.


- Puedes diferenciar tus emociones de tus sentimientos. Los sentimientos son una mezcla de nuestras emociones con nuestro conocimiento, va desde las ideas, las creencias, los recuerdos y la imaginación. 

Para saber que estás sintiendo reconoces las emociones que tienes y los sentimientos que los recubren, al tener esto ya es más fácil y rápido encontrar una solución beneficiosa, reconocer ambas partes de ti te hace ampliar tu mente haciendo que sea más sencillo aceptar nuevas sensaciones y experiencias nuevas.