LO NUEVO

SEÑALES QUE DEBES RECONOCER PARA PONER LÍMITES EN TUS RELACIONES


Los límites y las reglas son los que rigen el orden en la sociedad y en cada espacio individual dentro y fuera de ella, incluso en la naturaleza, para obtener mejores resultados e interacciones más sanas, establecer los límites en el momento adecuado lo hace posible, puede parecer un poco escandaloso ponerle límites a las personas con las que interactúas con frecuencia, pero es completamente normal y necesario.

No importa cuál sea su relación ni por cuanto tiempo la han mantenido, si esa persona hace cosas que te molestan, incomodan o te hacen sentir cualquier sentimiento negativo, es momento de imponer un límite, para que tenga claro que no estás de acuerdo con su comportamiento contigo.


¿Qué son los límites?


Son pequeñas reglas que estableces en tus relaciones personales para mantener clara la línea de hasta dónde puede llegar la otra persona al tratar contigo. No estás obligado a hacer nada que no quieras, ya sabiendo eso debes dejar bastante claro lo que no quieres y no te gusta. Por ejemplo; si no te gusta que te toquen sin tu consentimiento puedes abordar el tema con una voz fuerte y clara: "no me toques sin preguntar, me incomoda". 

Lo que viene después puede resumirse en dos situaciones, las personas que lo respetan y continúan con normalidad y las que se molestan porque quieren imponer sus necesidades y deseos antes que los tuyos, es mejor concluir la relación si la otra persona no es capaz de entender que no puede hacer lo que quiere.

Para mantener una relación lo más sana posible es ideal tener una pequeña charla de los límites, para ambos, que es lo que les molesta y como pueden resolverlo, dejando claro tus necesidades y lo que no estás dispuesto a tolerar.


Señales que te indican que necesitas poner límites en tus relaciones personales


- No tienen una buena comunicación. Una de las mayores causas de rupturas de las relaciones personales es la falta de comunicación o una muy mala, esta puede surgir de malentendidos y desacuerdos, lo mejor por hacer para que dicha relación no termine de la peor manera es sentarse y conversar abiertamente de las cosas que les molesta, trazar los límites que no deben cruzar y buscar nuevas maneras de comunicarse con mayor efectividad teniendo en cuenta sus necesidades y diferencias. 

Un ejemplo es que la otra persona siempre traiga a discusión un tema delicado para ti, que te lastima o te irrita, aclara el por qué no quieres que esa persona vuelva a hablar de ello y como te hace sentir, así la otra persona puede comprenderte mejor y evitan malos ratos para ambos.


- Te sientes inseguro. Si las personas que te rodean te hacen sentir inseguro o incomodo porque dicen o se comportan de formas que te lastiman, asustan, molestan o incomodan debes decirlo, puede que lo hagan sin malas intenciones porque no se dan cuenta de cómo te sientes al respecto, la comunicación facilita mucho las cosas para ambas partes, una entiende la situación y se abstiene de ciertas cosas en tu presencia y la otra se abre más y se vuelve más flexible y tolerante. 

A muchas personas les encanta hablar diario con muchos mensajes, llamadas y de más, y a muchas otras les agobia tener el celular sonando cada 5 segundos, hay que comprender las necesidades del otro y llegar a un simple acuerdo, una llamada al día, o varios mensajes durante la mañana y otros pocos por la noche, dependerá de los involucrados llegar a una buena solución.


- Sientes que no tienes espacio. El espacio personal es más importante para que para otros, no todos le dan prioridad siempre, pero ciertamente es necesario, el tiempo a solas para meditar y estar contigo mismo es invaluable y muy preciado.
 

No importa que conexión o relación tengas con una persona que no te deja tiempo para ti mismo, invade tu privacidad y quiere todo de ti las 24 horas del día, hay que aclarar que todos necesitamos cierta cantidad de tiempo a solas, unos más que otros.

Igual es con el tiempo de interacción y atención, puede que tus amigos o tu pareja necesiten un tiempo de interacción mucho mayor al que tú necesitas, conversar y llegar a un acuerdo estableciendo horarios o planes fortalecerá su relación y evitarán pequeños conflictos por invasión a la privacidad. Sé claro con lo que necesitas, con lo estás dispuesto a ceder y lo que no.