LO NUEVO

SÉ UN MODELO A SEGUIR PARA TUS HIJOS


Ser un modelo a seguir no es una tarea sencilla, los niños siempre te están observando y están aprendiendo de lo que ven, si haces cosas que no debes y te comportas de manera grosera ellos pueden llegar a pensar que eso está bien y que deben hacer lo mismo.


Cómo ser un modelo a seguir ideal para los niños

Como es una gran responsabilidad lo mejor es comenzar con pequeñas cosas cada día:


- Escuche lo que tengan que decir. Haga un tiempo para ellos, necesita escuchar y comprender que es lo que le quieren decir, si le quieren comunicar sus preocupaciones o deseos, sus hijos son lo primero.

- Expresa tu amor. Es necesario que les digas cuanto los amas, ellos necesitan saber que son importantes y que te preocupas por ellos, ellos ya saben que los amas, no está de más reforzar su lazo con palabras cariñosas.

- Dale ánimos. No minimices sus problemas, para ellos puede que sea caótico, no compares tus problemas con los de ellos, acompáñalos y ayúdalos a encontrar una solución que los satisfaga.

- Muestra una actitud positiva. No te dejes abrumar por los problemas, puede que necesites un escape y un descanso del ajetreo de la vida, aun así, no permitas que tus hijos te vean derrotado o acabado, ellos aprenderán poco a poco a no dejarse intimidar por la vida.

- Regula tu tono de voz. Habla con un tono de voz adecuado con ellos en todo momento, no les levantes la voz ni llegues a gritar, es ofensivo e hiriente, busca la mejor manera de decir las cosas.

- Viva de manera saludable. Mantenga una dieta nutritiva y balanceada, duerma las horas necesarias, ejercite a diario si es posible, conecta con la naturaleza ya sea en paseos o visitas a parques naturales. Ellos se acostumbrarán a llevar un estilo de vida sano y no desarrollarán malos hábitos al crecer.


- Sea parte de su vida. Asista a las actividades de la escuela de sus hijos, musicales, obras de teatro o bailes culturales, el apoyarlo de cerca los hará sentir más seguro, siempre dándoles su espacio personal para que no se sientan invadidos.

- Establezca metas en familia. Establecer metas cortas en familia estimulará al niño y le enseñará la disciplina y la responsabilidad, éstas deben ser discutidas por toda la familia para llegar a un acuerdo satisfactorio para todos.

- No ceder ante la presión de grupo. Tu hijo te observa y aprende, si ve que no te mantienes firme en situaciones donde estás en desventaja y no estás a favor de algo pensará que es la mejor solución para salir de esa adversidad.

- Vive con principios morales. Al no vivir una vida de excesos o malos hábitos tus hijos crecerán en un ambiente más positivo, así no pensarán que el consumo de alcohol, de cigarrillos o estupefacientes es una buena manera de vivir la vida.

- No levantes la mano ni los amenaces con pegarles. Darles nalgadas o pegarles con la correa solo refleja que como adulto no eres lo suficientemente capaz de manejar una situación difícil sin violencia, éste tipo de acciones solo harán que tus hijos lleguen a padecer enfermedades mentales graves, puede retrasar su aprendizaje y desarrollo personal, también puede dar la idea equivocada de que “si me pega es porque hice algo mal y lo hace por mi bien” lo cual en la adultez lo llevará a una relación violenta donde puede incluso llegar a perder la vida. Disciplina a tus hijos sin violencia para darles una mejor vida y un mejor futuro.


- Diviértete y sonríe. Las cosas divertidas son más fáciles de recordar, sembrar recuerdos divertidos y felices en tu hijo los hará tener una mejor relación a futuro, disfruta los buenos momentos llenos de risas, enséñales que, aunque atraviesen muchas adversidades siempre se puede reír y ser feliz.

- Disfruta los detalles. Las cosas pequeñas como una mariposa o un pajarito, sé consiente de tu alrededor y enseña a tu hijo q disfrutar y observar bien lo que lo rodea, las flores, los árboles grandes y los pequeños, los colores del cielo y de las montañas.

- No te excedas. No sofoques a tus hijos con lecciones de vida, no será efectivo y será algo agotador para tu hijo, no los lleves al límite para hacerlos buenas personas.

- Dales estabilidad. Si los transadas de un lugar a otro, con personas que no son de su confianza, los cambias de escuela dos veces en el año escolar no le estás dando estabilidad, muchos cambios extremos que los sacan involuntariamente de su zona de confort causan problemas emocionales y de salud. Bríndale estabilidad para que se desarrolle correctamente y sin inconvenientes mayores.

- Premia las cosas buenas. Es importante ser objetivo, premiar las cosas buenas está muy bien, así los animas a hacer más cosas buenas, pero si solo prestas atenciones cuando hace las cosas mal se creará una cadena donde solo hará las cosas mal para poder llamar tu atención, fíjate más en todo lo bueno que ha hecho y así lo malo disminuirá considerablemente.


- Sé lo que predicas. Si dices una cosa y haces otra solo le enseñarás al niño a mentir y dejará de sentir respeto por ti, en el camino de la crianza no solo se educa y enseña al niño, es un aprendizaje para los padres también, si deseas que tus hijos lleguen a ser unas personas de bien debes poder de ser una.

La crianza es un camino largo, ser un ejemplo a seguir es algo diario, un granito de arena por día hasta llenar la playa, formar buenas personas para el futuro es un trabajo que te dará más recompensas que pérdidas, no pienses que te esforzaste en vano, cree en ti y en tu pequeño.