LO NUEVO

EL PODER MÍSTICO DE LAS VELAS


La palabra vela o cirio proviene del latín 'candere', que significa brillar. Desde la antigüedad se han usado para iluminar casas, santuarios, templos, iglesias y todas las ceremonias y rituales religiosos de todo el mundo.

Una sencilla vela encendida pone en movimiento las fuerzas de la naturaleza, usando sus cuatro elementos: La vela sólida (tierra) se transforma en el elemento aire, encendida (fuego) y al derretirse (agua). La vela es un receptor fijador de nuestras peticiones que luego de encendida las expande y transmite.
 

Una vela encendida no sólo sirve para iluminar, como era costumbre en otras épocas cuando no existía la energía eléctrica. Actualmente, las velas son un instrumento simbólico para ''iluminar'' el camino de nuestros ruegos, solicitudes y pensamientos, para conectarlos con el plano astral o con lo divino. 

Cuando se enciende una vela debe hacerse con un fósforo o cerillo o una ramita encendida y al apagarse no debe hacerse soplando o con los dedos húmedos, debe hacerse con un apagador de velas metálico, que puedes conseguir fácilmente y suele ser de bronce. Si no tienes un apagador, puedes usar un vaso pequeño o copa de cristal o metal tapando la vela con ellos.

En casa podemos acompañar los momentos de intimidad encendiendo una vela, tanto para sentirnos cómodos y relajados, como para meditar, practicar el yoga, la concentración metal, etc. También podemos obtener beneficios según el color de la vela. Cada color nos ayuda a aflorar cualidades que todos tenemos en nuestro interior y eliminan malas vibraciones.

Para cada petición la vela debe tener un color específico, es decir, depende para que la vayamos a utilizar. A continuación los colores de las velas y su utilidad:

  • Amarilla: dinero, devoción, abundancia, buena suerte.
  • Azul: paz, armonía, bondad.
  • Azul oscuro: depresión espiritual.
  • Blanca: descanso, comunión, pureza, espiritualidad, altar.
  • Celeste: paz, entendimiento, paciencia.
  • Dorada: negocio, poder espiritual, igual que las amarillas.
  • Gris: dinero, todos nuestros defectos.
  • Moradas: concreción y soluciones.
  • Marrón: amistad.
  • Naranja: concentración, claridad mental.
  • Roja: amor, pasión, dominio, fuerza, deseo.
  • Rosada: armonía, dulzura, amor sublime.
  • Verde: dinero, negocio, prosperidad.
  • Violeta: espiritualidad, meditación, calma, transformaciones.
  • Plateada: igual que la gris.


EL PODER MÍSTICO DE LAS VELAS

Las velas son poderosas fuentes de energía. La imagen de una pequeña llama encendida a partir de una mecha y cera fría conlleva una fuerte carga simbólica que ha traspasado generaciones y civilizaciones. Es un ícono que represente la vida y la energía. Las velas están presentes en ceremonias, altares y templos de todas las religiones.

Antes de que existiera la electricidad, las velas se usaban para iluminar lugares en las noches. Hoy en día, pese al avance tecnológico, no hay cada donde no exista una vela. Así sea sólo como decoración.
 

Las velas se usan en diversos rituales para representar los cuatro elementos de la naturaleza. Una vela encendida pone en movimiento las fuerzas de la naturaleza. Su cera, representa el elemento tierra; su luz representa el elemento fuego que purifica las energías; al derretirse se transforma en elemento agua y aire.

Cuando enciendas una vela para hacer una petición debes hacerlo con mucha concentración y respeto, ya que la mente es el primer emisor energético y esa voluntad queda plasmada en la vela.