LO NUEVO

5 PATRONES DE INFIDELIDAD


Muchos en nuestras vidas hemos pasado por una o varias situaciones de infidelidad y conocemos de primera mano la carga emocional que trae consigo. Tanto para la víctima como para el infiel, esta situación viene acompañada de sentimientos y emociones difíciles de manejar. 

La gran mayoría justifica la infidelidad por la desatención o el distanciamiento de la pareja. Con éste tipo de justificaciones sólo se busca evadir responsabilidades y encontrar culpables. Esta dinámica genera mucho sufrimiento, sobre todo para la persona que fue traicionada.
 

No importa lo que pensemos o qué tan fieles y honestos seamos, todos podemos pasar por esta situación de forma directa o indirecta. Ya sea con nuestra pareja, algún familiar o un amigo, a nuestro alrededor podemos encontrar a muchos infieles. A pesar de ser algo que últimamente sucede muy a menudo, es una realidad que no hemos aprendido a manejar.


PATRONES DE INFIDELIDAD

Expertos en relaciones de pareja describen cinco patrones que desencadenan una infidelidad. Estos patrones suelen darse más en personas que provienen de familias disfuncionales y que arrastran traumas o problemas desde su infancia. Ser infiel no es sólo algo que una persona se proponga hacer, es algo mucho más complejo.

A continuación veremos los cinco patrones de todo infiel, algunos pueden tener uno o varios de estos patrones:


1. Evitan la intimidad

Son personas con fuertes barreras emocionales, lo que hace que no se abran completamente y no creen una conexión íntima real y solida. Al venir de familias disfuncionales, se relacionan y vinculan a través de las peleas y conflictos. Son problemáticos y explosivos. 

Cuando evitan tener una conexión íntima fuerte y solida, sienten un vacío que buscan llenar con aventuras por aquí y por allá, muchas veces sin molestarse en ocultarlo. Sin embargo, este es un vacío que nunca llenarán de esta forma. Para solucionar esto, deben buscar ayuda profesional que los ayude a sanar y resolver sus problemas emocionales.


2. Evitan el conflicto

Este es un patrón un poco complejo. Aquí tenemos personas que provienen de familias muy rígidas y estrictas, donde algunas emociones como la ira o la tristeza eran prohibidas.
 

Las parejas con este problema, de cara al mundo son vistas como la "pareja modelo", ya que no discuten y su comportamiento es correcto en todo momento. La verdad, es que este tipo de pareja resuelven sus problemas superficialmente pero al final no resuelven nada, permitiendo que se acumulen y traigan muchos más conflictos en el futuro.

En las parejas con un evitador de conflicto, puede que la infidelidad ocurra entre los 5 y 10 años de relación. Suele ser una infidelidad corta que se termina antes de que sea un problema para la relación o el matrimonio. 


3. Adictos al sexo

Las personas con este patrón buscan aventuras rápidas, ya que lo que les importa es la conquista y el encuentro físico, nada de vincular sentimientos y emociones.

Las personas que padecen este tipo de enfermedad, cuando se sienten solos o aburridos buscan desesperadamente tener un encuentro físico sin importar con quién. 

Este tipo de conducta infiel tan activa, al igual que como en cualquier otro tipo de adicción, se produce la situación de que haya un facilitador y en este caso puede ser el otro miembro de la pareja. Buscar ayuda profesional es lo más sensato en este caso.


4. Búsqueda de afecto

Toda relación, después de los 10 años, puede reducir sus muestras de afecto y caer en una rutina donde la conexión pierde fuerza. Su intimidad dentro de la habitación ya no es tan significativa, lo que puede hacer que se busquen aventuras fuera de la relación. 

Esto se debe a la búsqueda de emociones nuevas y sobre todo de afecto. A pesar de sentir mucha culpa por ser infieles y terminar su relación de infidelidad rápido, echarán de menos la pasión de su aventura.

Esto lo hacen personas con problemas afectivos muy fuertes y arraigados desde su niñez. En toda relación después de cierto tiempo es normal que baje la pasión y el afecto, pero en lugar de buscarlos en otra parte, lo que se debe hacer es avivar la chispa de la relación que ya se tiene. 


5. De salida

Este tipo de infidelidad es un mecanismo para maquillar la necesidad que se siente de terminar una relación. Es decir, buscan que la infidelidad sea la excusa para dejar la relación presente.
 

Esta persona es consciente de que la conexión está rota y se siente miserable, por lo tanto busca una forma de acabar con ese dolor teniendo una aventura fugaz. Sin embargo, puede tener el efecto contrario y traer más dolor y sentimientos de culpa, haciendo que termine quedándose en la relación. 


Lo mejor que deben hacer en cualquiera de estos casos, es consultar con un terapeuta o profesional en el área. Con esto pueden tener una mejor perspectiva y guía para sanar y fortalecer la relación o terminarla de la mejor forma.