Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

¿ERES ADICTO A TU TELÉFONO INTELIGENTE?


A cualquier lugar que vayas, ves a la mayoría de personas pegadas de sus teléfonos y probablemente adictos a él sin saberlo. Los teléfonos inteligentes se han convertido más como en una especie de extremidad adicional que en una herramienta. Incluso ya existe una palabra para llamar al miedo a quedarse sin el dispositivo móvil: Nomofobia, que afecta a gran cantidad de personas en el mundo.

Los teléfonos inteligentes han llegado a nuestras vidas para simplificarlas, brindándonos nuevas formas de comunicarnos, acceder a la información, trabajar, estudiar desde cualquier lugar, pero con el inmenso potencial de desconectarnos de nuestro entorno. Con un teléfono inteligente tenemos el mundo entero al alcance de la mano y esto es abrumador. Son muchas las opciones, muchos se sienten atraídos por mantenerse al día con las últimas noticias, tendencias de redes sociales y se olvidan de su vida real. Este nuevo mundo virtual ofrece horas de entretenimiento y memes en abundancia, pero ¿a qué precio?

Usar demasiado tu teléfono inteligente te puede causar serios problemas mentales, físicos y emocionales con el tiempo. Es por esto que les traemos siete señales de que estás sufriendo una seria adicción a tu teléfono y qué debes hacer al respecto:


1. SUFRES DE INSOMNIO Y CON FRECUENCIA TE DESPIERTAS PARA REVISAR TU TELÉFONO

La adicción a los teléfonos puede provocar problemas de sueño. La luz que proviene de su teléfono puede alterar tu reloj biológico y tus niveles de melatonina, lo que trastorna el sueño. Si con frecuencia usas tu teléfono inteligente antes de acostarte e si te despiertas en medio de la noche a revisar tu teléfono en medio de la noche, es posible que tengas una adicción a tu teléfono inteligente. 

Trata dejando de usarlo un par de horas antes de acostarte y atenúa su brillo para que tu cuerpo sepa que pronto es hora de dormir. Si sientes la tentación de usarlo, ponlo lejos o en otro lugar de tu casa fuera de tu alcance. Si te despiertas a media noche, lee un libro o camina hasta que tengas nuevamente sueño.


2. SIENTES ANSIEDAD CUANDO NO TIENES TU TELÉFONO CERCA

Como en toda adicción, te sientes ansioso cuando no tienes el teléfono en tus manos o cerca. Si esto sucede, simplemente no sabes qué hacer contigo mismo. Aproximadamente la mitad de la población mundial se siente incómoda si no tienen sus teléfonos con ellos. 

No te fuerces por corregir tu ansiedad, en lugar de eso, intenta dejar lejos de tu alcance tu teléfono por cortos periodos de tiempo y poco a poco lo vas aumentando. Sal a caminar por el parque sin tu teléfono, verás como te sentirás liberado y tranquilo sin él.


3. LAS REDES SOCIALES TE ESTRESAN O DEPRIMEN

Muchas personas usas sus teléfonos inteligentes para mantenerse al día con sus redes sociales, pero muchos dicen sentirse ansiosos o deprimidos cuando lo hacen. Puede que se comparen con otras personas o lean comentarios negativos. Esto puede tener un impacto negativo en nuestra salud emocional y física. 

Obvio que poder hablar con cualquier persona en el mundo a cualquier hora es emocionante pero te lleva a distanciarte o evitar a las personas que te rodean. Las redes sociales no deben ser un reemplazo de tu vida social real. Revisar tus redes sociales un par de veces al día está bien, pero no pasar horas interminables en ellas. 

Si sientes una tendencia obsesiva a revisar tus redes muchas veces al día, es posible que tengas adicción a las redes sociales y a tu teléfono inteligente.


4. NO PUEDES REALIZAR ACTIVIDADES COMPLETAS SIN REVISAR TU TELÉFONO

Te distraes con frecuencia y sientes la necesidad de tener el teléfono en tus manos para revisar tus notificaciones. Incluso puede llegar a ser muy peligroso si mientras estás conduciendo, revisas tus mensajes y notificaciones, trayendo graves consecuencias. Sin importar qué estés haciendo, no puedes permanecer alejado de tu teléfono por mucho tiempo.

Esto te puede ocasionar problemas de concentración, para prestar atención y mantener conversaciones. Si sientes la necesidad de revisar tu teléfono mientras realizas tus tareas o actividades, intenta colocarlo en una habitación diferente para que no te distraiga.


5. SIENTES MALESTARES FÍSICOS SI NO TIENES TU TELÉFONO A LA MANO

No sólo sientes síntomas psicológicos, sino que también tienes síntomas físicos como:

- Aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial
- Ansiedad y malestar
- Disminución de las capacidades cognitivas
- Sudoración
- Nerviosismo
- Inquietud


6. PIERDE LA NOCIÓN DEL TIEMPO

Si pasas largos periodos de tiempo mirando las redes sociales u otros sitios sin tener noción del tiempo, es posible que seas adicto a tu teléfono inteligente.

Usar tu teléfono como herramienta para comunicarte, acceder a la información o para tu trabajo mejora tu calidad de vida, pero usarlo como un escape de tu realidad o para disminuir tu aburrimientos sólo te traerá infelicidad en el futuro.


7. SIENTES VIBRACIONES FANTASMA

Si sientes que tu teléfono vibra en tu bolsillo o en tus manos pero en realidad no has recibido nada, ni una llamada, mensaje o notificación.

Si esto te suena familiar, trata de disminuir poco a poco la cantidad de veces que revisas tu teléfono durante el día. Comenzarás a tener más claridad mental y te sentirás mejor en general.


CÓMO ROMPER TU ADICCIÓN A TU TELÉFONO INTELIGENTE

Trata de ver el mundo por la pantalla de tu teléfono por periodos de tiempo. Al principio por periodos cortos y ve aumentado. Esto te ayudará a restablecer la química de tu cerebro y te recordará que puedes vivir sin tu teléfono.

Consejos:

- No dejes tu teléfono en tu habitación por la noche.
- Cárgalo en otro lugar para que no sientas la tentación de usarlo.
- Practica ir a lugares sin tu teléfono.
- Recuerda cono te sentías antes cuando no existían los teléfonos inteligentes.
- Sal y socializa.
- Encuentra un nuevo pasatiempo como un arte o montar bicicleta.


Los teléfonos inteligentes se ha vuelto tan omnipresentes en el mundo de hoy que afectan todas las áreas de nuestras vidas. Dependemos tanto de nuestros teléfonos que parece que no podemos vivir sin ellos. Así que no olvidemos que debemos usarlos como una herramienta para mejorar nuestras vidas y no que un escape de nuestra realidad.

Como todo en la vida, usarlo con moderación y no olvidar el maravilloso mundo en el que vivimos y que podemos disfrutarlo y verlo directamente con nuestros ojos, y no a través de una pantalla.