Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

4 COSAS QUE LAS PAREJAS DEBEN HACER ANTES DE CASARSE



El matrimonio es un compromiso serio. Antes de lanzarse a esta aventura, deben asegurarse que están listos para hacerlo. Deben saber que el camino que están tomando es el correcto. Así que, antes de pronunciar sus votos sigan estos consejos de expertos para determinar si el matrimonio es una buena idea:


1. TENGAN CONVERSACIONES SERIAS

No exageramos en la importancia de saber primero en qué te estás metiendo antes de casarse. Tú y tu pareja deben practicar mucho la comunicación positiva para asegurarse que ambos van en la misma página. Antes que nada deben hablar de:


- Dinero

No importa cuánto se amen y todas las ganas que le echen, está comprobado científicamente que los problemas de financieros son la principal causa de divorcio y lo ha sido desde hace muchísimo tiempo.  Tú y tu pareja deben hablar extensamente sobre los planes y metas económicas, incluso los planes futuros aunque ahora no sean tan importantes o urgentes. Hablen como van a pagar facturas, ahorros, gastos de manutención, incluso de la jubilación. 


- Hijos

Si desean o no tener hijos, y cuántos. Este es un gran punto de discusión que debe aclararse desde el principio. Este es un gran paso que afectará significativamente la dirección de su vida. Implica una enorme responsabilidad personal y muchos compromisos emocionales y económicos. 


2. ABRIRSE COMPLETAMENTE

Es justo y normal no contar todo al principio de la relación, pero cuando se planea avanzar al matrimonio, otros pitos tocan. Ser abiertos es crucial. Aquí algunas formas de abrirse con tu pareja antes de casarse:


- Habla de tu familia e infancia

Para algunos, hablar de la infancia y la familia es algo divertido. Para otros, puede ser un tema algo más delicado. Sin importar tu pasado, es una buena idea hablar de ello con tu pareja y escuchar también su historia. Esto ayuda a comprender mejor a tu pareja para que tengan una mejor relación.


- Revelar malos hábitos

Nadie es perfecto. Todos tenemos malos hábitos o manías que pueden afectar la convivencia con otros. Aunque intentes ocultarlos, puede que tu pareja ya los conozca o los haya visto. Sean abierto sobre la persona que son, hablen sobre sus luchas y sobre lo que necesitan mejorar y pídele a tu pareja que comparta las suyas. Deben amarse por todo y a pesar de todo, exactamente como son, sin ningún deseo de cambiar al otro, pero sí de ser mejores seres humanos. 


- Conocer sus valores y principios morales

Todos se casan pensando que es para toda la vida. Aunque es posible que una pareja sea feliz y se ame cuando sus valores difieren, es mejor que conozcan si sus valores son similares antes de hacer un compromiso tan importante. Hablen sobre sus creencias religiosas, políticas, opiniones y pensamientos controvertidos antes de casarse. Si difieren en algo, deben hablar sobre cómo manejar el conflicto en ese tema y cómo respetarse mutuamente. 


- Hablar sobre sus sueños, metas u objetivos en la vida

Es probable que tú y tu pareja tengan sus propias metas individuales. Si van a casarse es importante que las conozcan. Idealmente, esta unión debe permitirles continuar persiguiendo sus sueños, solo que ahora con más apoyo. No debes renunciar a tus sueños y tampoco tu pareja. Esta es una conversación para saber si sus vidas van en la misma dirección.


3. TAREAS COMPARTIDAS ESTRESANTES

Si tú y tu pareja no se apoyan en tiempos difíciles, es posible que aún no estén listos para el matrimonio. Aquí hay algunas ideas para probar primero:


- Aprender juntos

Esta no es exactamente estresante, pero aprender juntos puede brindarles una experiencia compartida que los fortalecerá a largo plazo. Se divertirán, aprenderán a apoyarse mutuamente y descubrirán cómo manejan el éxito y el fracaso individual y en pareja. Hagan un curso, tomen clases de baile, vayan a una conferencia o algo que a los dos les interese aprender.


- Hagan algunas compras en el supermercado juntos

Ver discusiones de pareja en supermercados es algo común. No querrás ser parte de este comportamiento en el futuro. Una buena manera de probar su compatibilidad en esta área es intentar hacer algunas compras juntos. No es lo más estresante del mundo, pero puede ser un desafío si difieren en marcas, tamaños, cantidades, si a ti te gusta la comida saludable y a tu pareja la chatarra, en fin, en un supermercado hay un universo de posibilidades.


- Ir de viaje

Viajar es divertido, pero nadie puede negar que las cosas pueden volverse estresantes y acaloradas. Salir de viaje con tu pareja te dará una amplia perspectiva de cómo ambos lidian con el estrés de planear, organizarse y llegar a tiempo. Si no puedes tener un buen viaje con alguien, probablemente tampoco deba casarse con esa persona.


- Vivir juntos

Cuando estás en casa eres tal cual eres. Es por eso que la convivencia es una excelente manera de evaluar si son realmente compatibles. Convivir con tu pareja, con sus buenos y malos hábitos, sus preferencia de limpieza, organización, puede ser muy esclarecedor y preparar el terreno para cuando se casen. Por supuesto, esto puede diferir con tus creencias y valores personales. Una opción similar es quedarse regularmente en casa de tu pareja, con o sin intimidad, para tener una idea de cómo sería la vida juntos.


4. PASAR POR UN MOMENTO DIFÍCIL

Los momentos difíciles son normales en cualquier relación, son parte de la vida. Tendrán muchos durante el matrimonio. Lo importante es saber que tú y tu pareja pueden superarlos. Estos son algunos momentos difíciles en una relación, la forma cómo se resuelven determinará el éxito de la relación a largo plazo:


- Una gran pelea

Las peleas son inevitables en una relación. De hecho, las discusiones frecuentes, cuando se manejan correctamente y no son en exceso, pueden ser una señal de una relación sana y positiva. Esto es porque aprenden a comunicarse, superar los momentos difíciles y resolver los problemas juntos, haciéndose más fuertes.

La clave es aprender a pelear o discutir bien. Hablarse con calma, honestidad, franqueza y respeto durante las peleas. Escucharse mutuamente. No permitir que se tornen violentas o se salgan de control. Saber dar un pasa atrás y tomarse el tiempo para respirar. Encontrar soluciones juntos y compromisos justos. A lo largo del tiempo tendrá muchas peleas, así que asegúrense de saber cómo superarlas.


- Aprender a disculparse

Cuando se resuelven los conflictos, peleas o discusiones, desde el respeto, el siguiente paso es disculparse si te equivocaste, igualmente tu pareja. Con esto demuestran que se respetan lo suficiente como para hacer a un lado el orgullo. Claro, va a haber situaciones en la que no estés de acuerdo con la posible solución. Así que siéntete cómodo manteniéndote firme. También está bien estar de acuerdo en no estar de acuerdo.


- Estar separados

Esto puede ser un desafío para una pareja que ha pasado mucho tiempo juntos. No poder verse puede dificultar la resolución de los problemas pero también hace que aumenten las emociones. Necesitan ser positivos y mantenerse fuertes cuando están lejos el uno del otro. No estamos diciendo que tengan una relación a larga distancia, sino que pasen algo de tiempo separados para extrañarse, probar la solidez de su relación y descubrir problemas de codependencia.


Cada relación es única, pero todas comparten la necesidad de seguridad, confianza, respeto y amor. Si sigues los cuatros consejos anteriores antes de casarte, sabrás si tu relación es lo suficientemente fuerte como para prosperar a largo plazo.