Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

5 COMPORTAMIENTOS DE ADULTOS QUE SUFRIERON ABUSO VERBAL EN SU INFANCIA


Puede que el abuso verbal se pase por alto o no se le dé mucha importancia, pero es tan perjudicial como cualquiera de las otras formas de abuso que existen. Especialmente para los niños que reciben ese lenguaje tóxico y dañino de los miembros de su familia, generalmente de sus padres.

Desafortunadamente, este tipo de abuso no se queda en la infancia, se convierte en parte del niño y se arraiga en sus mentes a medida que crecen, y finalmente se manifiesta en los adultos con ciertos comportamientos que veremos a continuación:


1. AUTOESTIMA BAJA

Todo niño que sufre abuso verbal, lo interioriza. Ser insultado constantemente, que le pongan apodos y escuchar que no es lo suficientemente bueno afecta demasiado. El niño, lentamente empieza a creer que todas esas cosas feas que le dicen son ciertas. 

Cuando se es niño, se carece de la capacidad de razonamiento necesaria para comprender que su familia está equivocada. Por lo tanto, no construyen confianza y amor propio. 

De estas formas afecta al adulto la baja autoestima debido al abuso verbal que sufrió en la infancia:


- SE CULPAN MUCHO

Se acostumbran a ser culpados de todo por sus abusadores. Es por esto que ya de adultos se culpan de todo, incluso de cosas que no tienen nada que ver con ellos. Si algo sale mal, automáticamente se culpan.

- TIENEN PROBLEMAS PARA TOMAR DECISIONES

Los abusadores siempre insisten en que saben más y manipulan a sus víctimas. A los niños les hacen creer que son muy jóvenes e ignorantes para tomar sus propias decisiones, en lugar de enseñarles a hacerlo. Ya como adulto, esto hace que se tenga falta de convicción en su capacidad para tomar decisiones, incluso pueden poner ansiosos por tomarlas.


-  TIENEN MUCHO DIÁLOGO INTERNO NEGATIVO

El abuso verbal condiciona a los niños y después al adulto a pensar negativamente de ellos mismos, su voz interior refleja la voz de su abusador, incluso pueden insultarse a sí mismos como lo hacía su abusador.


- SIENTEN QUE NUNCA SON LO SUFICIENTEMENTE BUENOS

Las familias verbalmente abusivas a menudo esperan cosas irracionales de sus hijos. Incluso si sus hijos alcanzan esas expectativas, nunca reciben el reconocimiento que merecen.

Como adultos, esto hace que se sientan que siempre podrían hacer más, que nunca es suficiente. No importa cuánto trabajen, se obsesionan con el fracaso de manera poco saludable y consideran que cualquier logro no es suficiente.


- NO CONSIDERA QUE SUS NECESIDADES SON IMPORTANTES

Los hogares verbalmente abusivos con frecuencia son negligentes. Cuando los niños expresan sus necesidades, las ignoran o les dicen que las repriman.  Como adultos, esto puede manifestarse en la falta de atención en su propio bienestar. Subestiman sus propias necesidades, o pueden sentir que no son dignas de atención y cuidado.


2. TIENEN MAL PROCESAMIENTO EMOCIONAL

La regulación emocional es la capacidad para manejar las emociones de forma apropiada, es crucial para un crecimiento saludable. En un ambiente abusivo, le roban a los niños la oportunidad de aprender esta importante lección. Este ambiente hace que pierdan el sentido de la dignidad y esperanza, porque siempre están en constante miedo y tristeza. Esto causa que no sepan regular sus emociones ya de adultos. Aquí algunos signos que se notan en un adulto:


- REPRESIÓN

Esto ocurre porque desde niños se ven obligados a lidiar con mucho dolor y abuso. Este dolor se vuelve demasiado difícil de manejar y como resultado de esto se acostumbran a reprimir sus emociones como mecanismo de defensa.

Ya de adultos les cuesta identificar sus sentimientos y expresarlos apropiadamente, afectando gran parte de su vida.


-  SIMPATÍA EXCESIVA O ESCASA

Por supuesto que la simpatía y amabilidad es algo bueno, pero en exceso es cosa de manipuladores. Por otro lado, es posible que también sea al contrario, al no poder sentir simpatía por los demás. 


- INCAPACIDAD PARA ACEPTAR LA AMABILIDAD

Al no crecer experimentando amabilidad, es probable que no sepa cómo recibirla o aceptarla. Se sorprende cuando alguien es amable, incluso puede rechazarla.


- TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Su incapacidad para procesar las emociones las vuelven abrumadoras, lo que provoca fuertes caídas y saltos extremos en sus sentimientos y estados de ánimo.



3. BÚSQUEDA DE ATENCIÓN

Como ya dijimos, en los hogares abusivos verbalmente a menudo son negligentes. Es decir, los niños crecen con falta de atención. Es por esto que los niños se ven orillados a tener comportamientos ridículos  o malos para llamar la atención o tener la validación de su familia.

Este comportamiento de búsqueda de atención y validación los persigue hasta la edad adulta. Hacen lo que sea para recibir elogios de los demás, y se sienten abrumados y horrorizados cuando no obtienen la atención que desean. 

Incluso para algunos, no importa si es atención mala porque es el único tipo de "afecto" que conocen. Es por esto que caen en relaciones abusivas que les resultan reconfortantes, ya que esta es la única dinámica de "familia" que conocen.


4. EXCESO DE ANSIEDAD Y TEMOR A NO SER APROPIADO

La ansiedad es muy común en adultos que fueron abusados verbalmente cuando eran niños. Esto se debe a que de niños siempre tenían que ir de puntillas alrededor de su familia. Cuidando cada cosa que hacían o decían. Un movimiento en falso, y eran reprendidos, insultados o castigados.

Es por esto que también tienen problemas para aceptar o escuchar críticas y pueden estar siempre a la defensiva, culpar a otros, ser incapaces de asumir responsabilidades o enojarse con facilidad.


5. DIFICULTAD PARA TENER RELACIONES SALUDABLES

Muchas personas que crecieron en un hogar abusivo de cualquier tipo tienen dificultades para formar relaciones positivas y saludables. Esto se debe a que la dinámica familiar poco saludable es todo lo que conocen. 

De su familia aprenden a cómo interactuar en las demás relaciones, es por esto que tienen comportamientos tóxicos y poco saludables como:


- PROBLEMAS DE CONFIANZA

Se supone que los padres deben cuidar y amar a sus hijos, pero al no hacerlo, romper sus promesas, regañarlos constantemente, engañarlos y actuar de manera impredecible les crea problemas de confianza que los continúa atormentando hasta llegar a ser adultos.


- DAN DEMASIADO

Cuando un niño confundido y deseoso de amor lo único que recibe es abuso verbal, es posible que hagan cualquier cosa y de todo para hacer feliz a su familia o familiar abusivo, así no funcione. 

Luego, como adulto, ese niño abusado verbalmente se convierte en una persona complaciente que nunca pone límites o se abre tanto a los demás para demostrar que los quiere que terminan aprovechándose. Y también es probable que les importe demasiado lo que piensan los demás. 


- TIENEN RELACIONES CODEPENDIENTES

Esta clase de relación implica un comportamiento permisivo porque cuando era niño trataba de hacer lo que fuera para mantener feliz a su familia abusiva, incluso agachar la cabeza y permitir la toxicidad sólo para evitar el castigo.

Como adulto, esto puede continuar. Temen defenderse. 


El abuso verbal es un problema grave y causa mucho daño a un niño, y gran parte de ese daño se mantiene hasta la edad adulta, lo que hace que se tengan muchos problemas mentales y emocionales. 

Lo mejor es buscar ayuda profesional si estás lidiando con estos problemas o conoces a alguien que este lidiando con ellos. No se avergüence, merecen toda la ayuda que necesitan para superar estos traumas de su infancia.