Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

6 MANERAS EFECTIVAS DE MANEJAR LA ANSIEDAD


Las personas tienden a obsesionarse más con cosas negativas como las criticas, la culpa y la ansiedad producida por pensar en el futuro que por las cosas  positivas que son las que realmente importan y traen bienestar a su vida.

La ansiedad son sentimientos de tensión y preocupación, en el que se presentan cambios físicos como el aumento de la presión arterial. Casi todos hemos experimentado ansiedad en algunas situaciones de nuestra vida.


La ansiedad es más común de lo que se cree y más hoy en día, en este mundo loco con toda la tecnología y una sociedad demasiado competitiva. Pero seamos claros, tener ansiedad ocasional es completamente normal, todos nos sentimos abrumados de vez en cuando, con las demandas y los factores estresantes de la vida que se nos presentan diariamente.

Con esto en mente, a continuación les daremos seis maneras sencillas, practicas y muy efectivas para lidiar con la ansiedad en sus vidas:


1. LA ANSIEDAD ES IMPULSIVA

La impulsividad es algo a lo que todos estamos expuestos de vez en cuando, es automática. Nuestro cerebro tiene un mecanismo de lucha/huida, atribuido a los cambios evolutivos en el cerebro responsables de controlar cómo funciona el cuerpo en una emergencia. 

Así que en momentos en los que sientas ansiedad, recuerda que esta es impulsiva, contrólate o te controlará. Enfrenta la situación con calma, respira y aleja los pensamientos negativos. 


2. LA ANSIEDAD ES TEMPORAL

Como casi todo, la ansiedad va y viene. Esto se debe a que nuestro cuerpo, mente y circunstancias de vida cambian constantemente. Por tanto, nuestro cerebro también debe cambiar y adaptarse constantemente.

La incertidumbre es el precursor más poderoso y común de la ansiedad. Cuando nos sentimos fuera de control, experimentamos una respuesta ansiosa. Así que cuando te sientas abrumado por estos sentimientos de ansiedad, recuerda que estos sentimientos son temporales. Ya pasará.


3. MANTENTE ACTIVO

El ejercicio es uno de los mejores antídotos contra la ansiedad. Elige lo que más te guste hacer: andar en bicicleta, caminar, nadar, correr, haz lo que sea mientras tu corazón esté latiendo a buen ritmo. 

El ejercicio aumenta nuestro estado de ánimo, incluso algunos estudios han demostrado que puede ser tan efectivo o más que los antidepresivos. Además, la exposición al aire fresco y al sol también puede alegrarlo rápidamente.

El ejercicio cambia el cerebro, ya que aumenta el nivel de importantes sustancias químicas como la dopamina y la serotonina, también aumenta la producción de una hormona de crecimiento que normalmente baja cuando hay depresión.  Además, con el paso de los años algunas partes del cerebro empieza a reducirse, y el aprendizaje y la memoria se van deteriorando; el ejercicio reduce esta tendencia, protegiendo el cerebro contra esto.


4. TRÁTESE BIEN

Cuando no nos sentimos bien, nuestra respuesta inmediata es descansar. Es casi que automática. Cuando nos sentimos ansiosos, tampoco nos sentimos bien. Pero aquí lo que necesitamos es ser más proactivos, tenemos el control sobre cómo respondemos. Por tanto, medita, lee algo que te inspire, sal al aire libre, sea lo que sea que hagas, debe traer alegría y tranquilidad.


5. CONCÉNTRATE EN TU RESPIRACIÓN

Prestar atención a tu respiración en momentos de ansiedad es una excelente manera de aliviarla. Concéntrate en ella por unos momentos: coloca una mano en tu abdomen y la otra en el pecho, mientras respiras profundamente, haciendo que el área abdominal se mueva más. Esto es porque cuando estamos ansiosos, tendemos a respirar de una manera más superficial, es decir, con más movimiento en el pecho.


Haz un esfuerzo consciente, inhalando profundamente durante 4 segundos para llenar completamente tus pulmones de oxigeno, después exhala lentamente durante 8 segundos mientras sientes que la ansiedad sale, se desvanece.  O simplemente concéntrate en tu respiración durante 1 minuto, intentando no pensar en nada, solo en tu respiración.


6. DISTRÁETE

Cuando estamos ansiosos, queremos salir de nuestra cabeza tanto como sea posible. Así que no importa cómo trates de hacerlo: una película, un juego, un libro, una revista, un rompecabezas, tú eliges. Haz que tu mente se concentre en otra cosa.