LO NUEVO

COMO AFRONTAR EL ESTRÉS


El estrés se considera el mecanismo que se activa cuando una persona se ve superada por situaciones que no puede mantener bajo control. Cuando la persona se exige hasta el punto de agotamiento puede traer graves consecuencias psicológicas, físicas y personales.

No en todos los casos el estrés es malo, éste hasta cierto punto nos permite adaptarnos a ciertos ambientes y situaciones que están fuera de nuestra zona de confort, como la adaptación al clima o al momento de presentar una prueba o un proyecto, nos permite explorar ámbitos desconocidos de nuestro entorno.


Causas

- No tener suficientes ingresos económicos.

- Mucho trabajo.

- Insatisfacción laboral o académica.

- Problemas en las relaciones personales

- No tener tiempo para la familia.

- No tener tiempo para descansar.

- Perseguir la perfección.

- Desorden de ideas y horarios.

El estrés puede activarse de distintas maneras, dependerá de cada persona y de su estilo de vida.


Síntomas:

El estrés puede presentarse de distintas maneras produciendo así una gran cantidad de síntomas, el individuo puede llegar a no reconocer éstos como estrés sino como un malestar pasajero, entre esos están:

- El dolor de cabeza. Es el más común y el más recurrente.

- No poder memorizar y olvidar cosas.

- Diarrea.

- Estreñimiento.

- Falta de concentración.

- Falta de energía.

- Perdida de concentración.

- Ansiedad o depresión.

- Aumento o pérdida de peso. se produce por los malos hábitos alimenticios producidos por el estrés.

- Insomnio.

- Pérdida del deseo sexual.

- Malhumor o irritabilidad.

- Tensión muscular.

- Aumento considerable de la frecuencia cardiaca.

- Mareos.

- Transpiración excesiva.

- Abuso de alcohol o drogas.


Tipos de estrés

Estrés agudo: es el estrés que se produce en un periodo de tiempo notablemente corto y que desaparece de manera rápida. No suele causar problemas de salud importantes.

Estrés crónico: éste tiene una duración más larga, puede pasar de semanas a meses. Las personas con estrés crónico no suelen darse cuenta de que lo padecen y se acostumbran a muchas situaciones indeseables, esto puede ser una secuela de un trauma interiorizado ocurrido en la niñez o juventud.


Métodos para afrontarlo

1. Aceptar que no tienes el control de todo. Habrá muchas situaciones que se saldrán de tus manos, sé consciente de ellas.

2. Limite el consumo de alcohol u otras sustancias estimulantes. Éstas dificultan el sueño y el descanso adecuado, esto puede traer graves consecuencias como adicciones o enfermedades a largo plazo.

3. Mantenga una dieta saludable y balanceada. El cuerpo necesita nutrientes y proteínas, el comenzar a comer más frutas, verduras y vegetales generará un cambio en la rutina y te aportará más energía.

4. Equilibre su vida familiar y laboral. Reorganice sus horarios, distribuya de manera equitativa sus responsabilidades familiares y las de su trabajo, así tendrá tiempo sufriente para relajarse.


5. Ejercita con regularidad. Éste le ayudará a despejar su mente y a mantenerse sano, el ejercicio aumenta las sustancias químicas en el cuerpo, estimulando así el cerebro y reduciendo los niveles de cortisol.

6. Estimula el olfato con aceites esenciales. La aromaterapia es una práctica de relajación que te ayudara a calmarte, las esencias de lavanda, menta, sándalo y toronjil son las más comunes y las más usadas.

7. Aprende a establecer límites. Saber cómo decir NO es importante, aceptar muchas responsabilidades a la vez solo lo harán colapsar.

8. Mantén una buena actitud. Puede llegar a ser bastante complicado, la constancia y los buenos pensamientos ayudaran bastante a dejar fluir las cosas y evitar que te estreses.

9. Concéntrate en lo que tienes en frente. Fíjate en el presente y en lo más cercano a suceder, no te preocupes por cosas que no han pasado.

Disfruta del aire libre. El sol y el aire fresco te ayudarán a despejar tu mente, disfruta del color de los árboles y del aire limpio que respiras.


Cuándo pedir ayuda

Puedes hacerlo en cualquier momento, no es necesario tener un problema específico para ir con un profesional. Si sientes que los síntomas están empeorando lo ideal es acudir a un profesional, esto te ayuda a bajar la gran carga que llevas encima, recuerda que tus sentimientos son válidos, los profesionales te darán las herramientas que necesitas para aliviar tu malestar.


Cómo es el tratamiento del estrés

En algunas ocasiones el tratamiento se lleva a cabo con fármacos, éstos suelen ser calmantes, no van a curar tu estrés o ansiedad. El tratamiento más eficaz es la psicoterapia, con ésta reconocerás y aceptaras tus emociones, no es fácil tomar la iniciativa de ir con un psicólogo, pero es la mejor opción para tratar las afecciones que ocasionaron todo el estrés que se ha vivido, es un espacio seguro que tendrás con una persona que te orientará por el camino de la sanación.