Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

ANSIEDAD: 4 SEÑALES DE QUE ES HORA DE BUSCAR AYUDA


La ansiedad es un trastorno más común de lo que se cree. La ansiedad es un sentimiento de miedo intenso o preocupación por algo que está fuera de control. Es completamente normal experimentarlo de vez en cuando, pero cuando se vuelve excesivo o severo, podría significar que tienes un trastorno de ansiedad.
 

Síntomas comunes de la ansiedad

- Disminución de la función cognitiva
- Problemas de memoria
- Preocupación constante
- Miedo
- Confusión
- Incapacidad para relajarse
- Irritabilidad
- Problemas de sueño como insomnio, pesadillas o miedos nocturnos


Síntomas físicos comunes de la ansiedad

- Tensión
- Debilidad
- Presión en el pecho
- Problemas estomacales
- Palpitos 
- Dolores en el cuerpo
- Sudor
- Mareos


Personas que están en riesgo

- Antecedentes familiares
- Timidez en la infancia
- Ciertas condiciones de salud y medicamentos que agravan los síntomas
- Eventos estresantes, negativos o traumáticos en cualquier momento de la vida

Debido a que los factores genéticos y eventos externos pueden provocar trastornos de ansiedad, cualquier persona está en riesgo sin importar su edad, raza o estatus social. Incluso puede empezar desde la niñez pero cualquier situación o experiencia negativa, traumática o estresante puede provocar ansiedad. 


Tipos de trastornos comunes relacionados con la ansiedad

- Generalizado: Es el tipo más común. Es un sentimiento general de ansiedad, miedo extremo y/o preocupación. Puede sentirse a diario y suele durar 6 meses o más.

- Social: Es uno de los tipos más comunes que afectan a gran parte de las personas que sufren ansiedad. Son sentimientos de miedo de estar rodeados o cerca de ciertas personas o a participar en eventos.

- Fobias: Este también es uno de los tipos más comunes de ansiedad. La fobia generalmente ocurre solo cuando la persona se enfrenta a su miedo, como a las arañas o a los payasos, pero solo tienen síntomas de ansiedad en estos momentos.

- Trastorno de estrés postraumático, trastorno obsesivo-compulsivo y otros trastornos relacionados con la ansiedad o el pánico: son los más difíciles de diagnosticar y tratar. Los síntomas tienen un espectro más amplio pero tienen desencadenantes específicos, como eventos o experiencias traumáticas, estresantes o negativas.

- Trastorno afectivo estacional y la depresión: Estos trastornos podrían desarrollar preocupación y ansiedad hasta el punto en que ya no puede diferenciar los síntomas de cada enfermedad. Mantener ambos en equilibrio es importante.


Riesgos de no tratar los síntomas de ansiedad

Como se dijo antes, puede presentar síntomas físicos que pueden requerir ayuda médica. El mayor riesgo está en la salud física pero también en la mental. Cada tipo de ansiedad puede provocar reacciones graves, incluso puede convertirse en peligroso tanto para la persona que padece ansiedad como para los demás. Así que si se llega a tener pensamientos de autolesión, busque ayuda profesional de inmediato.


Con esto en mente, aquí están las cuatro señales que indican que es hora de buscar ayuda profesional para su ansiedad:


1. LOS SÍNTOMAS SE MANIFIESTAN FÍSICAMENTE

Los síntomas físicos que ya hemos mencionado pueden perturbar tu vida y pueden agravarse si no se tratan a tiempo, así que es necesario que visites a tu médico. Los síntomas de ansiedad pueden superponerse con otras afecciones médicas. Así que cuando hables con tu médico, debes mencionar todos tus síntomas e historial médico familiar. Esto ayudará a determinar correctamente tu diagnóstico.

Si no estás de acuerdo con el diagnóstico de tu médico, busca una segunda opinión. Es probable que tengas que visitar varias veces a tu médico hasta que te diagnostique formalmente el trastorno de ansiedad. Sólo un profesional puede indicar el tratamiento que debes seguir. También puedes incorporar a tu tratamiento un enfoque natural con hierbas, aceites esenciales dieta, ejercicio y terapias alternativas en tu vida diaria.


2. NO QUIERES O SE TE HACE DIFÍCIL SALIR DE TU CASA

El hogar, para muchas personas, es su zona segura, su zona de confort. Puede que pienses que eres hogareño, pero con el tiempo o de un momento a otro, la idea de salir de casa te provoca preocupación extrema o pánico. Incluso puedes tener miedo de visitar lugares nuevos. 

Algunos pueden salir de su casa pero solo se sienten bien visitando lugares conocidos, como su trabajo, tiendas habituales, las casas de sus familiares y amigos, pero no pueden ir a lugares nuevos o que no conocen. Otras personas no pueden hacer eso ni siquiera, es por esto, que pierden sus trabajos, relaciones personales y hasta a sus parejas.

Otra señal seria es que sólo puede salir después de pasar por un ritual extenso, esto aplica sobre todo en personas con condiciones con trastorno obsesivo-compulsivo que revisan con frecuencia y en exceso cerraduras, estufa, electrodomésticos, interruptores de luz.


3. TUS SÍNTOMAS EMPEORAN CUANDO ENTRAS A TUS REDES SOCIALES

Si sufres de algún tipo de trastorno de ansiedad, entrar a las plataformas sociales en línea puede hacer que experimentes la misma sensación que si las personas estuvieran realmente contigo en la misma habitación. Esto puede llevarte a desarrollar nuevos síntomas.

Ya de por sí es bueno usar redes sociales con menos frecuencia, pero debe ser por decisión propia. Si tu ansiedad empeora cuando usas tus redes sociales, es bueno que busques ayuda profesional o consideres descansar de ellas por periodos más largos.

También suele suceder que algunas personas se vuelven adictas a las redes sociales y sus síntomas de ansiedad solo se manifiestan cuando están fuera de ellas. Busque ayuda inmediatamente, solo un terapeuta profesional está capacitado para ayudarlo a reducir el uso de las redes sociales y aprender a usarlas de forma saludable.


4. HAS PROBADO TODO EXCEPTO LA TERAPIA O SIENTES QUE ESTÁS A PUNTO DE RENDIRTE

Cada persona es diferente y responde de forma diferente a los tratamientos, ya sean de medicina convencional, medicina natural o una combinación de estas.

A algunos les funciona una o la otra o ambas y pueden ver buenos resultados. Pero para otros no funcionan. Así que el factor clave es la terapia. Alguien con ansiedad severa puede tener más dificultades sin la guía de un terapeuta o profesional de la salud mental.

Si sientes que lo has probado todo y no tienes esperanza de mejorar, créenos que sí puedes. Busca ayuda, estamos seguros que tu familia está dispuesta a escucharte y ayudarte a encontrar la ayuda que necesitas. Rendirte nunca es la respuesta.

A veces, los tratamientos son prueba y error. Se requiere de mucha paciencia para encontrar el tratamiento y terapia adecuada para ti. Lo que funciona para unos, puede que no funcione para otros. 


Si tus síntomas son tan graves que obstaculizan el desarrollo normal de tu vida, tu trastorno de ansiedad está fuera de control. Busca ayuda médica profesional de inmediato. Si nunca has tenido un trastorno de ansiedad, pero descubres que estás teniendo con más frecuencias ciertos síntomas, busca ayuda profesional. 

Siempre hay esperanza, incluso si ves tu mundo muy oscuro. Habla con un profesional capacitado sobre el tratamiento, la terapia y las opciones que se adapten a tus creencias y estilo de vida. Y recuerdo, mañana siempre es un nuevo día.