Ser feliz es una decisión.

LO NUEVO

SEÑALES QUE INDICAN QUE ESTÁS DEMASIADO ESTRESADO


Hoy en día es casi normal estar estresados, la gran mayoría estamos lidiando con una o más situaciones de la vida que nos preocupan y estresan. Que si el trabajo en exceso, que se está desempleado, que el negocio va mal, que el dinero no alcanza, que la escuela de los niños, que los gastos del mes, que estás enfermo o tienes algún familiar enfermo, que la situación mundial, en fin, son múltiples las preocupaciones por las que podemos estar pasando o las que estamos expuestos por todos los medios de comunicación.

La combinación de todas estas presiones laborales, personales y mundiales puede estar estresándote en exceso. Por tanto, aquí les traemos nueve señales que indican que ya es demasiado, y cómo relajarte:


1. ESTÁS MÁS ANSIOSO

El estrés y la ansiedad van de la mano. Son uña y carne, donde está una, está la otra. La ansiedad tiene síntomas físicos como tensión muscular, respiración agitada, latidos cardíacos rápidos, sudoración, mareos y fatiga. 

Estar constantemente ansioso puede provocar trastornos de ansiedad severos, manifestándose en una preocupación incontrolable por las cosas malas que pueden suceder.

Practicar técnicas de relajación y manejo del estrés puede ayudar a lidiar con la ansiedad por estrés. En algunos casos, debe buscar ayuda de un profesional de salud mental que pueda guiarlo sobre cómo enfrentar la ansiedad en tu vida.


2. TE VUELVES IMPACIENTE

Estar expuesto a situaciones estresante puede reducir su nivel de paciencia. Ser impaciente puede aumentar el daño que causan estas tensiones.

Esto puede traer tensión muscular, respiración superficial y apretar mucho las manos. Algunos procesos mentales también puede verse afectados causando más irritabilidad, impulsividad y ansiedad.

Es necesario que encuentres la verdadera causa o lo que desencadena este episodio de impaciencia. Puedes hacer una lista y al máximo tratar de evitar tener contacto con estos factores. Permanecer consciente de tu respiración, practicar meditación y hacer ejercicio puede ayudarte a mejorar tu impaciencia e intolerancia.


3. PIERDES LA CALMA FÁCILMENTE

Cuando estás estresado, disminuyen tus capacidades mentales. Es por esto que te vuelves más impulsivo y fácilmente pierdes los estribos, invadiéndote una ira abrumadora, lo que provoca problemas de comunicación, y terminas diciendo cosas de las que luego te arrepientes.

Cuando pierdes la calma, no sale nada bueno. Te hace sentir peor, empeora la situación y causa más problemas de los que ya había. Piénsalo dos veces antes de permitir que la ira te controle. Aléjate, respira profundo y lentamente.


4. SE TE OLVIDAN LAS COSAS CON MÁS FRECUENCIA

Se te extravían las llaves, olvidas fechas importantes, etc. Pueden ser cosas mínimas o muy importantes, el hecho es que se te olvida fácilmente las cosas. Esto sucede porque el estrés tiene un impacto negativo en la memoria. Según los expertos, el estrés influye en la parte del cerebro que procesa la información y es responsable de la memorización. 

Así que cuando estés bajo estrés, recuerda que disminuye tu capacidad mental, al estar consciente de esto, te permitirá formar más fácilmente recuerdos en el cerebro. Es decir, sabes que estás bajo estrés, sabes que tienes que esforzarte más para grabar las cosas en tu memoria.


5. ESTÁS DESCONCENTRADO

Al ocupar tu mente con preocupaciones, distraen tu concentración. Es por esto que tu productividad baja y sientes que no tienes control de tus procesos mentales.

Esta sensación de perder el control te puede llevar a tener un pensamiento obsesivo, empeorando tu capacidad de concentración en lo que tienes que hacer.

No te obligues a suprimir o evitar estos pensamientos negativos, simplemente sin desearlo y sin esfuerzo déjalos que solos se desvanezcan. Verás como pronto se irán y tu podrás concentrarte en lo que necesitas.

Otra cosa que funciona, es minimizar las distracciones que pueden contribuir a que no te concentres, como teléfonos, televisores, etc.


6. PIERDES MÁS EL TIEMPO

El postergar las cosas puede llegar a afectar negativamente tanto tu carrera como tu vida personal. La misma incapacidad para concentrarte te hace sentir abrumado.

Cuando se está bajo estrés se tiende a no querer hacer las cosas que se deben hacer, como trabajar. El postergar las tareas es un mecanismo de defensa para enfrentar al estrés. Pero es contraproducente no cumplir con tus deberes y obligaciones, lo que trae más estrés.


La solución para esto es programarse para cumplir con todo, incluso para relajarse. De antemano programa la cantidad de tiempo que le dedicarás a cada actividad que realices, desde el entretenimiento, el ejercicio, el tiempo en familia, pasatiempos, actividades sociales y por supuesto, a tu trabajo. Debes cumplir con tus deberes y obligaciones, pero también disfrutar de momentos de esparcimiento y relajación. 


7. TARDAS MÁS EN RESOLVER LOS PROBLEMAS

Como ya lo hemos mencionado, el estrés afecta negativamente nuestro cerebro. La hormona del estrés, norepinefrina, es liberada por nuestro cerebro cuando estamos estresados, llevándonos a un estado de mayor exaltación.  Este estado inhibe la capacidad de pensar reflexivamente, afectando, por supuesto, la capacidad de resolver problemas.

Evita situaciones estresantes y práctica técnicas de relajación para contrarrestar este problema. Y como con la mayoría de los otros señales de estrés, es aconsejable buscar algún tipo de asistencia médica.


8. TIENES MÁS PENSAMIENTOS NEGATIVOS

Los pensamientos negativos y una perspectiva pesimista son señales reveladoras de estar estresado. Esto se debe a los cambios químicos en el cerebro que se experimentan cuando se está estresado. 

Simplemente deja que estos pensamientos negativos se desvanezcan y trata de tener pensamientos positivos en su lugar, tan pronto se vayan. No permitas que tus pensamientos te saboteen. 

Al tener pensamientos positivos enfrentarás mejor y positivamente las situaciones de estrés. Para practicar el pensamiento positivo, comienza prestando atención a tu diálogo interno, ya que la forma en que te comunicas contigo mismo afecta tu pensamientos, emociones y autoestima. 

Aprende y di, constantemente, afirmaciones positivas y recompénsate por tus éxitos y el trabajo bien hecho, así sean cosas pequeñas. Elógiate frente al espejo, di todo lo que te gusta de ti, ámate. Otras cosas que puedes hacer para mejorar tu diálogo interno y tus pensamientos incluyen leer, realizar actividades creativas, rodearte de personas positivas, divertirte y hacer actividades que te hagan feliz. 


9. TE SIENTES FRECUENTEMENTE ENFERMO O CON DOLORES FÍSICOS

Es estrés también tiene efectos negativos en tu cuerpo porque hace que tu cuerpo libere más hormonas, suprime el sistema inmune y produce tensión en la cabeza y el cuerpo.

Cuando tu cerebro libera hormonas como la adrenalina, cortisol y noradrenalina puede producir dolores de cabeza por tensión y migrañas. La tensión también provoca que el sistema nervioso simpático reduzca el flujo sanguíneo a los músculos haciendo que duelan la espalda, los hombros y el cuello, al igual hace que se tengan espasmos musculares con mayor frecuencia.

Al suprimir el sistema inmune se tiene más probabilidades de enfermase con más frecuencia. Los resfriados y la gripe son las enfermedades que sufren más las personas que están estresadas. Así que evita el estrés siempre que sea posible y toma suplementos vitamínicos puede ayudarte con esto.